lunes, 12 de agosto de 2013

Los "golpistas" de Sitges en la cuerda floja

 PRODUCTOR CONDENADO
A PAGAR 1'7 MILLONES

Barcelona. (EFE).- La Audiencia Provincial de Barcelona ha condenado a Juan Luís Goas, productor catalán del musical Grease, a pagar 1.741.777 euros a sus socios por no haber ingresado los beneficios que obtuvo la producción.
En una sentencia de 20 de marzo de este año, a la que ha tenido acceso Efe, la Audiencia Provincial de Barcelona condena a Goas a pagar a Butaca Stage S.L. esa suma máxima, sin perjuicio de los intereses que indica la sentencia apelada por el demandado.
Para producir el musical Grease se creó la compañía Butaca Stage S.L., en la que concurrían Vértice Cine, Filmax Stage y Strómboli Entertainment, esta última propiedad de Goas que fue también nombrado consejero delegado de Butaca Stage.
En los fundamentos de derecho de la demanda que ha fallado la Audiencia se señala que Butaca Stage reclama a Goas esa cantidad en concepto de indemnización dirigida a reconstruir el patrimonio social de la empresa, "por razón de distracciones o apropiaciones de cantidades" que él, como consejero delegado, debió ingresar y que "desvió o retuvo en una sociedad por él controlada, Strómboli Entertainment S.L."
Otra sentencia anterior del Juzgado Mercantil 4 Barcelona, de 19 de diciembre de 2011, condena a Butaca Stage S.L. y a Juan Luis Goas López "en la causación de la insolvencia de la compañía" y le inhabilita "para el ejercicio del comercio, para administrar bienes ajenos, así como para representar o administrar a cualquier otra persona durante un periodo de cinco años".
La misma sentencia le condena a la "pérdida de los derechos que tuvieran como acreedor concursal o de la masa", como propietario de Strómboli Entertainment, una de las tres empresas socias que produjeron el espectáculo.
El musical se representó en el Teatro Victoria y fue espectáculo emblemático de la puesta en marcha como escenario de la Cúpula de las Arenas, en el nuevo complejo comercial Arenas de la plaza de España.

Hace muuuuucho tiempo, hacia 1968, que unos ingenuos cinéfilos suburenses organizaron el primer festival de cine fantástico y de terror de la villa de Sitges. En 1980 me incorporé al equipo original ignorando que estaba firmando mi sentencia de muerte.
En 1981 el teniente coronel Tejero intentó un golpe de estado (malas lenguas acusan a la jefatura del estado como su inductor) para derribar la democracia pero fracasó. Los criticuchos de BCN un año más tarde tuvieron más suerte y nos arrebató el festival de Sitges con toda clase de insultos y acusaciones. Nos llamaron franquistas.
En las líneas de arriba nos encontramos a quien nos insultó dando grandes lecciones democráticas... No vamos añadir ni una sola coma a la sentencia porque los hechos hablan por sí solos.
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------

Artículo de A. Fernández en EL CONFIDENCIAL publicado hace dos años...  29/12/2011

Al musical Grease, que actualmente se representa en la novísima Cúpula de Las Arenas, en plena Plaza de España de Barcelona, no le acompaña el éxito detrás de las bambalinas. Su productor ejecutivo acaba de ser condenado a pagar más de 3,3 millones de euros a sus socios y ha sido inhabilitado por cinco años para administrar bienes ajenos. No estamos hablando de un cualquiera: se trata de Joan Lluís Goas, ex director del Festival de Cine de Sitges y productor de obras tan conocidas como Spamalot, Hair o Grease, que además de ser el espectáculo más visto en Barcelona en la temporada 2006/2007 tuvo un rotundo éxito en toda España durante las temporadas posteriores. Ahora, se representa en una nueva versión que protagonizan la triunfita Edurne y Jordi Coll, con dirección musical de Manu Guix.
El éxito de Grease, sin embargo, le ha traído muchos dolores de cabeza a Goas, que falsificó las cifras de venta de entradas a sus socios. El mecanismo de defraudación fue muy sencillo: para producir el musical, se creó una compañía en 2006, Butaca Stage, en la que concurrían tres socios: Vértice Cine, Filmax Stage y Stromboli Entertainment. Esta última era propiedad de Joan Lluís Goas, que también fue nombrado consejero delegado de Butaca Stage. Stromboli adquirió los derechos de explotación de la obra, que cedió luego a Butaca por 86.000 euros.
Pero Stromboli alquiló también el teatro Victoria de Barcelona o el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid, donde se representó la obra. Esa empresa tenía que liquidar luego a Butaca, pero ese dinero nunca se llegó a entregar. “Entre marzo y abril, ante la paradoja del éxito de la representación de la obra y los resultados negativos que se desprendían de las cuentas provisionales del ejercicio 2008, los consejeros representantes de Filmax y Vértice exigieron al señor Goas explicaciones y documentos complementarios. El día 17 de abril [de 2009], fecha señalada para esa rendición de cuentas, el señor Goas entregó una carta a los demás consejeros en la que dimitió de su cargo de consejero delegado de Butaca al tiempo que reconoció adeudar a Butaca la suma de 1.603.139,34 euros como consecuencia de las liquidaciones de la recaudación efectuadas por los teatros a Stromboli y por ésa a Butaca”.
Un informe pericial encargado por los socios reconoce que las cantidades adeudadas eran, sin embargo, de 1.741.777,22 euros, cifra que el juzgado mercantil número 4 de Barcelona da como buena al fijar la indemnización a pagar por Goas.
Inhabilitación por cinco años
Pero ésa es sólo la primera sentencia. Una segunda, que aborda el concurso de la compañía, presentado el 19 de julio del 2010, también lo considera culpable. Esta segunda sentencia señala que “el señor Goas, aprovechándose de esa doble condición [consejero delegado de Butaca y administrador de Stromboli] sencillamente engañó a los demás consejeros y socios de Butaca alterando las liquidaciones de recaudación que le presentaban los teatros para ocultar parte de los ingresos procedentes de la recaudación y apropiarse de los mismos (...) En este caso, la conducta desleal del señor Goas es especialmente grave al apropiarse de parte de la recaudación del espectáculo declarando a la sociedad que administraba menos ingresos de los realmente obtenidos”. Por ello, el texto judicial señala que estima la solicitud de calificación del concurso de Butaca “y, en consecuencia, declarar culpable el concurso y declarar la responsabilidad de Juan Luis Goas en la causación de la insolvencia de la compañía y en consecuencia condenarle a la inhabilitación para el ejercicio del comercio, para administrar bienes ajenos, así como para representar o administrar a cualquier otra persona durante un periodo de cinco años; a la pérdida de los derechos que tuviera como acreedor concursal o de la masa; a pagar a los acreedores concursales la suma de 1.603.139,34 euros; y al pago de las costas procesales”.
Paralelamente al procedimiento mercantil, Goas se enfrenta a dos procesos penales, uno interpuesto por sus socios y otro por la Administración quien le reclama más de 400.000 euros por las cuotas de la Seguridad Social de sus trabajadores que dejó de abonar. Además, tiene varios embargos de la Agencia Tributaria, tanto de Stromboli Entertainment como de Entertainment Stage, una sociedad que creó posteriormente.
Fuentes de la acusación particular señalan que el primer procedimiento que se inició fue el penal. “Hay unos hechos irrefutables, ya que él admitió por escrito que se había apropiado dinero. Pero ahora lo que se ha sabido es la culminación del procedimiento mercantil, que ya da la razón a sus socios”, dicen a este diario dichas fuentes. Todos los intentos de este diario por conocer la versión de Goas fueron infructuosos. Los teléfonos de Stromboli están, en la actualidad, anulados y la compañía cambió de nombre, pasando a denominarse Dos Gaiteros Musical Events Madrid hace unos meses. Fiscalía también le sigue los pasos por las cuotas que ha dejado de ingresar, por lo que sus problemas pueden agravarse. Además, cuando se personaron en su domicilio barcelonés para proceder al embargo, el piso estaba a nombre de una sociedad que, a su vez, era propiedad de otra. Lo mismo ocurría con su chalet de la Cerdanya, en las estribaciones del Pirineo. La historia, no obstante, continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...