lunes, 8 de abril de 2013

Se ha apagado una estrella: Sara Montiel

PIONERA ESPAÑOLA EN HOLLYWOOD
La actriz y cantante Sara Montiel ha fallecido hoy en Madrid a los 85 años de edad, según informaron a EFE fuentes próximas a la familia.
Nacida en La Mancha, en la localidad de Campo de Criptana (Ciudad Real), María Antonia Abad Fernández, verdadero nombre de Sara Montiel, murió esta mañana en su domicilio madrileño, situado en pleno barrio de Salamanca.
Sara Montiel fue la primera artista en triunfar en Hollywood y saltó a la fama internacional por protagonizar la película ‘El último cuplé‘.
En total ha participado en cerca de 60 películas y durante su etapa en Estados Unidos trabajó junto a artistas de la talla de Gary Cooper, Burt Lancaster, Joan Fontaine, Mario Lanza, Vincent Price y Charles Bronson.
Si hiciera un balance de la carrera de Sara Montiel la podría dividir en dos etapas. Primero la etapa de actriz y segundo la de estrella. Debutó en Te Quiero para mi (1944) y siguió con diversos títulos destacando Bambú (1945); Mariona Rebull  (1947), como la amante del viudo Rius; Don Quijote de la Mancha (1947) como la sobrina de Don Alonso Quijano;  Locura de amor (1949) como la amante mora de Felipe El Hermoso; Pequeñeces (1950) y en México rodó durante una larga temporada Cárcel de mujeres  (1951); Necesito dinero (1951); Ahí viene Martín Corona (1951); El enamorado (1951 (también titulada Vuelve Martín Corona); Ella, Lucifer y yo (1952); Yo soy gallo dondequiera (1952); Piel canela (1953); Yo no creo en los hombres (1954).
Es posible que yo prefiera esa parte de su filmografía a la que vino después por el siguiente motivo. Eran películas, unas mejores y otras peores, con argumentos más o menos sólidos en la que la actriz se adaptaba a sus personajes que le fueron encomendados. Todo lo contrario en su etapa de estrella en que las películas se rodaron para servirla, para que se luciera cayendo en un vedetismo insufrible.
No nos olvidemos de las películas que rodó en Hollywood o para estudios hollywoodenses, porque muchas veces los rodajes no se realizaron en dicha ciudad, sino en los escenarios que exigía el guión: Vera Cruz (1955) con Gary Cooper,  Dos pasiones y un amor (1956) y Yuma (1957) con Rod Steiger. tres títulos bastante interesantes que la propia actriz desdeñaba porque los papeles que le tocaban no eran plato de su gusto.
Al regresar a España para rodar El último cuplé (1957) fue cuando obtuvo un importante éxito de taquilla que la convirtió en estrella cinematográfica, una de las primeras del cine español que siempre anduvo mal en este campo, y a partir de entonces fue cuando se comenzó a rodar películas realizadas siempre en función de su lucimiento personal:  La violetera  (1958),  Carmen la de Ronda  (1959),  Mi último tango  (1960),  Pecado de amor  (1961),  La bella Lola  (1962),  La reina del Chantecler  (1962),  Noches de Casablanca  (1963),  Samba  (1964),  La dama de Beirut  (1965),  La mujer perdida  (1966),  Tuset Street  (1967),  Esa mujer  (1969),  Varietés  (1971),  Cinco almohadas para una noche  (1973).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...