jueves, 28 de febrero de 2013

Fallece Maruja Asquerino

UNA ACTRIZ DE LARGO RECORRIDO
 La actriz María Asquerino ha fallecido la noche del pasado martes en Madrid a los 85 años de edad, víctima de una enfermedad pulmonar, según ha informado la asociación Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión (AISGE). Aún no se conocen los detalles de su despedida, ya que la intérprete no tenía familia.
María Urdiaín Muro, conocida artísticamente como María Asquerino(Madrid, 1927), fue una de las actrices más sobresalientes del teatro y cine español de la posguerra. Murió cuando era trasladada por los servicios de emergencias a la Fundación Jiménez Díaz de la capital.
La actriz se había retirado a finales de 2008 tras representar Tío Vania en el Teatro María Guerrero y pasó los últimos años de su vida "leyendo la prensa y saliendo con amigos". "Desde niña siempre fui muy callejera", relató la intérprete en su última entrevista, concedida a la revista AISGE ACTÚA a mediados de 2009.
Entre otros papeles, además de su trayectoria teatral, Asquerino será recordada por el personaje de Pili en el filme Surcos (1951) y por su carácter de mujer "fatal, decidida e independiente", que ella atribuía a provenir de una familia de actores y militares. Asquerino no tenía descendencia y pasó sus últimos cuatro meses en un centro residencial para mayores en El Plantío, a las afueras de Madrid.
Asquerino, hija de los también actores Mariano Asquerino y Eloísa Muro, debutó cuando era una niña en el Teatro de la Comedia y ya en 1941 en la gran pantalla con la película Porque te vi llorar, de Juan de Orduña.
Trabajó con Luis Buñuel en Ese oscuro objeto del deseo (1977) y la dirigió Fernando Fernán Gómez en algunas destacadas producciones españolas como Mambrú se fue a la guerra (1986), El mar y el tiempo (1989) y Fuera de juego (1991).
Después, participó en Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, de Agustín Díaz Yanes (1995), La comunidad, de Álex de la Iglesia (2000) y Tiovivo c. 1950, de José Luis Garci (2004). El último filme en el que participó fue Pagafantas, el debut cinematográfico de Borja Cobeaga.
Agencias
A las 19.00 de la tarde, el féretro de la actriz María Asquerino ha llegado al Teatro Español, cumpliéndose así el deseo de una figura fundamental de las tablas y las pantallas españolas, ante la presencia de una treintena de personas, entre los que se encontraban Pepe Oneto o Massiel.
Con emoción y aplausos era recibido el féretro de la actriz, bajo la mirada de Marisol Ayuso, Massiel o Pepe Oneto, y se abría ante ella por última vez un lugar clave para su vida: el escenario de un teatro.
En él se instalaba la capilla ardiente de la ganadora del Goya por 'El mar y el tiempo', rodeada de tres coronas de flores y bajo una gran fotografía suya, con su famosa mirada rezumando carácter e independencia, que recibía a sus colegas de cine y teatro y a decenas de admiradores de quien, además de artista, fue presencia notable de la vida social madrileña.
La capilla ardiente estará abierta hasta las 23.30 horas, han informado desde Aisge (Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión), debido a las peticiones de actores que se encuentran representando funciones y que querían dar el último adiós a la actriz de "Surcos".
María Asquerino murió sin familia, pero sus compañeros actores han acudido a la capilla ardiente en el Teatro Español de Madrid para explicar que "es totalmente incierto que haya muerto sola", según Emilio Gutiérrez Caba, y que su cadáver "fue reclamado por sus compañeros y por Aisge", según Marisol Ayuso.
Tras conocerse la muerte de la actriz de 'Surcos', una de las palabras que más se mencionaron fue soledad. "María es el más claro ejemplo de una mujer libre que pagó con la soledad y el olvido no haber querido estar atada a determinadas cosas", decía José María Pou.
Pero quienes fueron a despedir a la actriz al teatro donde cada tarde acudía a tomar café contradijeron estas declaraciones.

Mario Gas, quien recordaba cómo "era una delicia observarla, con ese punto de coquetería y esa mirada profunda que te dejaba taladrado", fue el primero en apuntar que Asquerino deseaba despedirse "corpore" insepulto del Español.
Con el féretro tapado y con una gran fotografía suya, con su famosa mirada rezumando carácter e independencia. Así lo había manifestado al despedir en 2010 a otro amigo, Manuel Alexandre.
"Creo que se merece estar en este teatro o en cualquiera de los escenarios de Madrid, porque hablamos de una mujer que se ha dedicado durante cinco o seis décadas a los escenarios. Y por eso es una de las grandes de nuestra escena", decía Gas.
Pero esa mujer, libre en el trabajo y en el amor, acabó sin dinero y sin descendencia. Ella misma se lamentaba de haber acabado "sola, como un pobre perro en la carretera".
La Casa del Actor denunciaba que había sido una de las víctimas de la paralización de su proyecto de jubilación para los actores, pues Asquerino, quien estuvo en brazos de tantos hombres y que sedujo hasta a Orson Welles -al que dio largas en el Festival de Cannes de 1952-, acabó sus días en una residencia.
"Mujer echada para adelante", "adelantada a su tiempo", "querida, respetada y con un gran sentido del compromiso" fueron algunos de los calificativos con los que sus compañeros de profesión la rememoraban hoy.
"María, además de ser una mujer muy respetada, era una gran amiga. La recuerdo como una mujer adelantada a su tiempo, una mujer con un encanto especial", decía José Sacristán. Y Mario Gas completaba: "María unía sentido de la feminidad, de la contundencia, de la lucidez, de la generosidad y del compromiso no solo con ella misma, sino también con la sociedad que le tocó vivir".
Su soledad, quizá, tenía más que ver con que algunos de sus grandes acompañantes se habían despedido antes que ella. Fernando Fernán Gómez, Agustín González, Adolfo Marsillach o Paco Rabal se fueron ya hace años.
Gutiérrez Caba, la ha recordado como "una compañera muy entrañable y siempre se nos quedará en el corazón. Sabíamos que estaba muy delicada, pero ha fallecido en muy buenas condiciones", ha insistido.
La ha recordado "como una persona muy controvertida. Es un orgullo tener actores así. Ojalá que no se fueran nunca". Y poco después, una Gemma Cuervo visiblemente afectada y parapetada tras unas gafas de sol ha contado que eran "muy buenas compañeras" y la ha calificado de "actriz estupenda".
"María Asquerino ha demostrado con su profesionalidad el buen hacer de su trabajo y lo ha querido llevar hasta el último día en el escenario", así lo ha manifestado a Efe el director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), Miguel Ángel Recio.
Recio ha visitado la capilla ardiente de Asquerino en el Teatro Español y ha calificado a la actriz como "una luchadora por la libertad con un carácter fuerte, lo que la ha llevado a ser una gran dama de la escena".
El director del Inaem ha manifestado que, pese a llevar unos meses de grandes pérdidas en el mundo del espectáculo, "el relevo generacional es fuerte e importante ,gracias a la nueva cantera de jóvenes actores que están triunfando en los escenarios nacionales e internacionales".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...