jueves, 21 de febrero de 2013

Falacias del cine español

¿CUANTO COBRAN LOS ACTORES?

¿Llevan trapos de Givenchy? ¿Se les mueren los padres en los hospitales sin una mala manta que los abrigue? ¿Salen de noche los domingos, los lunes, los martes, los miércoles? ¿Piden dinero a sus amigos los días 20? ¿Faenan dos meses al año y dedican el resto del curso al 'dolce far niente'? ¿Aceptan trabajos pagados por debajo de lo fijado en el convenio? ¿Trabajan en tiendas y en pubs porque su oficio no les da? Todo es un tópico y todo tiene una parte de realidad. Y por cierto: ¿pagan sus impuestos en el extranjero? Los que tengan rodajes en el extranjero, sí, claro.
"La sesión de trabajo para un actor protagonista se paga, según convenio, a casi 500 euros diarios. Un secundario no debe cobrar menos de 400 por sesión. En televisión, las tarifas son parecidas, aunque han inventado más categorías como 'figurante con frase' para abaratar costes. Después, existen cachés, actores que cobran dos veces la tarifa del convenio o tres o cuatro. Eso va en función de la antigüedad y de las películas que se van sumando a su currículo. He hecho tantas películas, cobro 600 por sesión. Tantas otras y 900 euros" ¿Y cuántas sesiones son el rodaje de una película? "Veintitantas para una película de bajo presupuesto, 45 para las películas de más coste". Candela Peña, por ejemplo, dedicó cuatro días a 'Una pistola en cada mano' después de sus famosos tres años de parón. Echen cuentas.

El entrecomillado pertenece a un representante de actores catalán que no quiere que aparezca su nombre publicado. "La publicidad la quiero para mis clientes, no para mí". ¿Les va mal? Sí, por lo visto: "Nunca sucedió que hubiera impagos y ahora ocurre. Tenemos facturas pendientes de hace tres años. Hay menos trabajo y salarios que se han depreciado. Los actores que habían elevado el caché lo han vuelto a bajar y han dejado sin trabajo a los actores jóvenes que eran los más baratos. La actuación en España es baratísima en comparación con cualquier industria cinematográfica mediana: Alemania, Reino Unido, Italia... Y, además, aquí no hay 'star system'. El público no va al cine para ver a un actor, como ocurre en Francia. Ni las estrellas más estrellas venden por sí solas en este país. Bueno, Mario Casas sí que mueve público, pero es un público de adolescentes que gasta poco dinero".
Viejos derechos

Está bien. Pero, caramba, 500 euros al día lo firmábamos cualquiera de nosotros. "Con dos películas al año no da. Parece un tópico, pero un actor tiene sus gastos para mantener su carrera. Los ingresos por derechos son anecdóticos, salvo en el caso de esas series que están machacando una y otra vez en televisión, tipo 'Aída' o 'Siete vidas', que sí que pueden dar un dinero". ¿Y se trabaja por debajo de los mínimos fijados? "Yo les digo a mis clientes que no lo hagan, para empezar, porque no me parece ético. Pero ofertas hay". Eso o terminar en una sesión de trabajo la faena de cinco jornadas.

¿Y las estrellas? Qué ocurre con los 20 actores que, aunque puede que no vendan solos, ganan Goyas a la mejor interpretación, tienen películas en Francia y en Italia y anuncian bancos. "Hay escalas. Un actor de los 10 más importantes cobra por un papel protagonista entre 200.000 y 500.000 euros. El siguiente escalafón anda entre los 100.000 y los 200.000. Siempre se puede negociar en función del interés del actor por un proyecto concreto", explica el productor José Antonio Romero. Penélope Cruz, por ejemplo, bajó mucho su caché para hacer 'Volver'. Y, aún así, los honorarios que se le atribuyen (nunca confirmados) están muy por encima de esos 500.000 euros. En la gama altísima, la depreciación del trabajo no han sido tan grave.

En Francia, por cierto, una artículo del productor Vincent Maraval en 'Le Monde' ha creado el mismo desasosiego que la denuncia de Montoro sobre los tributos de los actores. En él, Maraval reprocha la hinchazón de salarios y presupuestos en la industria francesa, el alumno perfecto del cine europeo.

Escribe Maraval: "Las películas [francesas] son demasiado caras. Una pelicula francesa cuesta de media unos 5,4 millones de euros mientras una independiente americana, tres. Además de que se producen demasiado porque las salas están estancadas, el vídeo se desmorona y que las audiencias de la televisión prefieren la telerrealidad a las series. Los actores franceses son ricos gracias al dinero público de un sistema que protege la excepción cultural. Aparte de unos 20 actores de Estados Unidos y uno o dos de China, el salario de nuestras estrellas sigue siendo la verdadera excepción cultural de hoy en día".


"Lo de Montoro no lo entiendo", explica el representante consultado. "No habrá sector más auditado y fiscalizado que éste. Hubo algún caso denunciado de ingresos en B por doblaje hace seis o siete años y nada más desde entonces".
Última pregunta: ¿hay diferencia entre lo que cobran los actores y las actrices? "Si: de un 20 a un 30% menos para las chicas. Aunque eso no se aplica a las grandes estrellas. Penélope Cruz gana más que el actor mejor pagado de España. Pero ésa es otra liga, no tiene nada que ver".

Artículo aparecido en "El Mundo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...