domingo, 29 de julio de 2012

Más desgracias

EL CINE CATALÁN NAUFRAGA...
El panorama que tenemos delante es muy desolador.” Pep Armengol, director de casting y secretario de la junta de la Academia del Cine Catalán, define así la situación en que se encuentra la industria audiovisual del país. Habla a título personal, pero “es el que piensa un poco todo el sector”. En términos similares se expresa Santiago Lapeira, presidente del Colegio de Directores de Cine de Cataluña: “La mayoría de compañeros estamos en un tipo de compás de espera, prácticamente sin rodajes, y esta situación no se acabará seguramente hasta finales de año”.
No es más optimista Lluís Miñarro, que anteayer estrenó el cortometraje que ha dirigido sobre Manoel de Oliveira 101 y, como productor, Amanecidos. “Han puesto la industria en una situación muy precaria –afirma–; están empezando a cerrar productoras, y ya hay profesionales sin trabajo desde hace meses. Está todo parado y no parece que se pueda animar. Es una situación muy delicada, porque el esfuerzo de muchas personas, 20 o 30 años de trabajo, corren el peligro de desaparecer en una nada.”
El pasado lunes publicamos en estas mismas páginas un reportaje que recogía las opiniones de las principales asociaciones de productores catalanes y hablaban de “colapso” del cine catalán. Hemos intentado hablar con algún representante del Departamento de Cultura sobre el tema, pero no hemos obtenido ninguna respuesta. Sí que nos han atendido, en cambio, desde la Academia del Cine Catalán y el Colegio de Directores, y han expresado opiniones muy parecidas a las de los productores: la situación es muy crítica.
Pep Armengol, de la Academia, dice que “viendo el que ha previsto, la situación realmente es de colapso”. Y piensa que no se ha producido por casualidad: “Hay la sospecha que detrás de esto no hay una intencionalidad económica, sino claramente política, para desmontar este estado actual del mundo de la cultura a nuestro país. Y no deja de ser una cierta revancha injustificada por parte de algunos de los sectores más retrógrados de la sociedad.” Lluís Miñarro hace una afirmación parecida: “Hay la voluntad política de poner fin a todo esto y sólo dejar espacio porque el cine español sean Almodóvar y cuatro más.”
Santiago Lapeira, del Colegio de Directores, dice de todas maneras que “no contemplamos la cultura de la queja. La situación es grave, pero hay vías de solución”. Cruz que falta “un liderazgo claro que entendemos que tendría que ser de la consejería de Cultura, y una hoja de ruta, porque hay muchos frentes, el del IVA es un más. Hace falta un modelo diferente ante este caos, y se tendría que producir con una cierta rapidez, pero no de manera apresurada o improvisada”.

 Bernat Salvà (El Punt)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...