miércoles, 4 de abril de 2012

La "zorra" flamencona

LAS TRES ESPADAS DEL ZORRO
Mi compañero Narcís Ribot me ha entregado un dossier sobre el Coyote, el Zorro y demás héroes justicieros de la Baja California en los primeros años de independencia.
En este enlace podréis leer la primera parte del texto que seguramente os va a interesar mucho.

En los últimos años han tenido éxito dos películas rodadas por Antonio Banderas sobre el famoso Zorro aunque confundido con Joaquín Murrieta, otro personaje al que ya dediqué un espacio en este blog.
JOAQUIN MURRIETA

Se ha olvidado que el Zorro es un personaje con una filmografía muy larga, pero esta vvez voy a centrarme en una producción nuestra aunque con capital de otros países.
Bajo la dirección de Sergio Blasco se estrenó en 1963 Las tres espadas del Zorro.
 El protagonista Guy Stockwell (1934–2002) tuvo una carrera efímera, no consiguió cuajar en el mundo del cine tal vez por tener unas cualidades muy limitadas. En El Señor de la Guerra (1965) fue un perfecto villano, el hermano de Charlton Heston en esta pequeña obra maestra que se merece más de una revisión.
En cambio su protagonismo en Beau Geste, un año después, fue todo un fracaso. Sin Gary Cooper las aventuras en el desierto eran poca cosa. Pero no fue su culpa dicho traspiés, el cine es una labor de equipo e intervienen muchos factores en su realización.
Sin embargo quiero hablar aquí de Las tres espadas del zorro (1963) que yo vi de niño en las salas.
En absoluto nos encontramos ante una buena película pero sí ante lo que podríamos denominar una película simpática, un título que no molesta, que no irrita, carente de pretensiones. Cuando la vi me lo pasé bien, me divirtió.
Ahora se ve algo tosca de realización, pero sigue siendo una película agradable y simpática.
Un título con actores españoles en el reparto. El malo es Antonio Prieto, un olvidado actor de carácter que sin embargo siempre cumplía con brillantez su cometido y al que vimos en Los tarantos.
Están también Félix Fernández, gran secundario de la época que en aquel tiempo ya tenía su edad por lo que siempre interpretaba personajes de persona mayor. Le dio la réplica a John Wayne en El fabuloso mundo del circo y fue el profesor Tornasol en El misterio de las naranjas azules, un film de Tintin rodado en tierras españolas. ¡Ah! y estaba el incombustible Agustín González, uno de los rostros más populares de nuestra cinematografía en un papel de villano cómico.
Pero la estrella era Mikaela (1935–1991), malograda folclórica de verdadero nombre Micaela Rodríguez Cuesta, natural de Sevilla, que tuvo una carrera escasa. Trabajó con Jesús Franco en La reina del Tabarín (1960), en la época en la queeste director aún se tomaba su oficio en serio.
Mikaela repitió película con el famoso Zorro, Les aventures galantes de Zorro (1972). Se trataba de un cambalache típico de la época. Remontaron Las tres espadas del zorro con actores diferentes, añadiendo secuencias eróticas. Se supone que conservaron los números musicales de Mikaela, que se me olvidó decir que era cantante y bailaora de gran fama en su tiempo.
En la película que nos ocupa la folclórica tiene una doble vida, es una artista que canta y baila flamenco y rancheras, y cuando conviene se disfraza como el Zorro para hacer justicia junto a sus dos compañeros, ya que en este título no tenemos un Zorro sino tres al precio de uno.
Sería un buen tema para una película descabellada de esas que pululan en la piel de toro, la flamencona justiciera. Al menos tendría gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...