martes, 2 de agosto de 2011

Un clásico en imágenes tórridas

LA CELESTINA (1996)

La Celestina es un clásico de la literatura española que no vamos a descubrir a estas alturas. La novela picaresca que en su día capitaneó El lazarillo de Tormes dio de mucho de sí al mostrar una España no muy agradable, mísera, con grandes diferencias de clase y exceso equipaje de complejos. La obra de Fernando de Rojas muestra una sociedad cerrada, hipócrita, repleta de mangantes y chorizos que llevan a la total destrucción.
Calixto y Melibea se aman pero la sociedad que les envuelve dificultan su relación teniendo que recurrir al compadreo de las amistades y a una trotaconventos para conocerse. Es decir a una alcahueta, una mujer, la Celestina, que se dedica a poner en contacto a los amantes mediante el envío de misivas inflamadas.
La gente que les envuelve se mueven siempre por ambiciones materiales, en busca de recompensas en metálico y pelearán por su parte del botín llegando al asesinato y como consecuencia a la ejecución pública.
Penélope Cruz y Juan Diego Botto
Gerardo Vera refleja esta España tan primaria de antaño. La España de los Reyes Católicos, del Descubrimiento de América y la Guerra de Granada a la que se hace alusión. Una España alejada del rigor castellano y de la inquisición con jóvenes ávidos de retozos y sexo mostrado sin pudor. Una historia de amor que acaba en tragedia pese a que la narración es alegre hasta que se ensombrece por la codicia y la muerte. El plantel de actores, en excelente forma física, estaba algo verde en aquellos tiempos y les faltan tablas pero cumplen con su cometido. Más adelante nos ofrecieron interpretaciones más brillantes y sólidas.
Lo mejor es la dirección artística tal vez porque su director ha dedicado su vida a la decoración de películas y es un excelente profesional en este campo mientras que en la dirección de actores es más inexperto. Pero la película resulta muy agradable de ver. Terele Pávez borda su papel como siempre. Muy pocas actrices son capaces de bordar esos personajes duros de corazón y que actúan carentes de escrúpulo ansiosos de enriquecerse sin reparar en medios aunque en realidad jamás salen de la pobreza económica.
Los desnudos son explícitos pero efectivos, no desentonan con el relato picaresco y libertino.

Penélope Cruz

LA CELESTINA
Dirigido por Gerardo Vera, 1996
ESPAÑA Largometraje
Espectadores: 443.979
Recaudación: 1.393.595,09 €
NO RECOM. MENORES DE 13 AÑOS Productoras: SDAD. GRAL. DE TELEVISION, S.A. (SOGETEL), LOLA FILMS, SL
Con la participación de: SOGEPAQ
Con la colaboración de: CANAL PLUS
Intérpretes: Penélope Cruz (Melibea), Juan Diego Botto (Calisto), Maribel Verdú (Areusa), Terele Pávez (Celestina), Nancho Novo (Sempronio), Jordi Mollá (Pármeno), Nathalie Seseña (Lucrecía), Carlos Fuentes (Sosia), Candela Peña (Elicia), Ana Lizarán (Alisa), Sergio Villanueva (Tristán), Angel de Andrés López (Centurio), Lluis Homar (Pleberio), Ana Risueño (Poncia), Rodrigo García (Crito), Amparo Gómez Ramos (Ana), Joaquín Notario (Verdugo), José Colomina (Traso), Aquilino Gamazo (Patibulario 1.), Igor Otaegui (Patibulario 2.) Productor: Andrés Vicente Gómez
Productores asociados: Antonio Saura, Fernando de Garcillán
Jefe de producción: Angélica Huete
Guión: Rafael Azcona
Argumento: Basado en la obra "La Celestina" de: Fernando de Rojas
Diálogos: Francisco Rico
Adaptación: Rafael Azcona, Gerardo Vera
Director de fotografía: José Luis López Linares
Cámara: Teo Delgado
Steady Cam: Arturo Aldegunde
Temas musicales: Fantasía para un gentilhombre (Joaquín. d -- John Williams & La Philarmonia Orchestra Rodrigo) Concertino en la menor (S. Bacarisse) interpretado por Narciso Yepes con la Orquesta Filarmónica de España Missa pro defunctis (Cristobal de Morales) interpretado por Capella Reial de Catalunya y Hesperion XX Diferencias sobre guardamé las vacas (Luis de Narváez) interpretado por Narciso Yepes Suite española: Folias (Gaspar Sanz) interpretado por Narciso Yepes Fantasies pavanes & gallardes: gallarda 6 y fantasia 1. (Lluis del Mila) interpretado por L. Duftschmid Jordi Savall, A. Lawrence-King, S. Casademunt, E. Brandao Estudio Opus 6 nº 11 (Fernando Sor) interpretado por Narciso Yepes
Arreglos musicales: Octavio Bustos Abarca, Narciso Yepes
Dirección artística: Ana Alvargonzález
Vestuario: Sonia Grande, Gerardo Vera
Montador: Pedro del Rey
Sonido: José Antonio Bermúdez
Sonido directo: Miguel Rejas
Ayudate de dirección: Arantxa Aguirre
Maquillaje: Paca Almenara
Peluquería: Alicia López
Efectos especiales: Reyes Abades, Tomás Urbán
Género: Drama
35 mm. Eastmancolor. Scope.
Versión de la distribución en España: Original
Versión original: Castellano
Duración: 92 minutos
Lugares de rodaje: Guadalajara: Lupiana., Toledo: Escalona., Madrid: Nuevo Baztan., Cáceres: Cáceres y Trujillo.
Estrenos: 8 de noviembre de 1996 en: Madrid en: Palafox 8 de noviembre de 1996 en: Barcelona en: Bosque
----------------------------
Fernando de Rojas nació en el año 1476 en La Puebla de Montalbán (Toledo). Sus antepasados fueron judíos hasta que uno de ellos (su bisabuelo) se convirtió al cristianismo, por lo que Fernando perteneció a una familia de conversos.Hacia 1488 se trasladó a Salamanca, en cuya Universidad estudiaría latín, filosofía y otras materias necesarias para obtener el título de bachiller en leyes, tras, al menos, seis años de estudios de Derecho. Durante estos años, redactaría los quince últimos actos de su única obra conocida, que apareció impresa en 1499 con el nombre de Comedia de Calisto y Melibea. Más tarde reconocería ser un mero continuador de poco más del primer acto, que atribuyó a Juan de Mena o Rodrigo de Cota. En los siguientes años, se ampliarían a veintiuno los dieciséis actos de la edición original y pasaría a conocerse como Tragicomedia de Calisto y Melibea.
En 1507, por un altercado fiscal con un vecino, se traslada a Talavera de la Reina, donde ejerce su profesión hasta el final de sus días. También ahora contrae matrimonio con Leonor Álvarez de Montalbán, hija, igualmente, de conversos. De ella tuvo siete hijos que alcanzaran la madurez, el primogénito de los cuales continuó la carrera de su padre. En 1525 fracasó al intentar representar a su suegro en un proceso inquisitorial, debido a su condición de converso. Hacia 1538 debió ser Alcalde de Talavera, y, quizá lo había sido ya antes.
Murió el año de 1541 sin hacer la menor alusión a su obra -que pronto se conoció como La Celestina-. Se discute que su situación haya sido la que se suele esperar en un converso, es decir, la de alguien acosado por una sociedad cruel. Su testamento refleja el estado de un hombre respetado y dotado de un considerable patrimonio.
La versión de 1969 de César Fernández Ardavin con Julián Mateos y Teresa Ramirez. Un clásico a revisitar.

2 comentarios:

  1. Siempre he admirado la obra, pero la película me decepcionó profundamente

    ResponderEliminar
  2. Las he visto infinitamente peores. España cuida muy poco a sus clásicos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...