domingo, 14 de agosto de 2011

Hace 20 años en Barcelona

LAS AVENTURAS DE INDIANA JONES EN BARCELONA, MAYO 1917

Corría el mes de agosto de 1991 cuando Barcelona, la Ciudad Condal, fue invadida por un ejército de cineastas británicos y norteamericanos capitaneados por el legendario Georges Lucas, director de La guerra de las galaxias y productor de la serie Indiana Jones que tantos buenos réditos había dado en la taquilla mundial. El telefilme se ha reeditado hace pocos años como The Adventures of Young Indiana Jones: Espionage Escapades, recopilación de un par de episodios fundidos en uno, pero previamente se distribuyó como Barcelona, May 1917 (1992). Su director y también actor Terry Jones era el alma mater del rodaje pero siempre controlado por George Lucas.
Las aventuras del joven Indiana Jones (The Young Indiana Jones Chronicles, en su título original en inglés) es una serie de televisión estadounidense ideada y producida por George Lucas y emitida entre 1992 y 1996 por la cadena de televisión ABC (y más tardíamente en otros países). Consta de 44 capítulos, si bien no todos ellos fueron emitidos en su momento. En España, fue emitida por la cadena Antena 3 a partir de 1993.

Sean Patrick Flanery

Amanda Ooms

George Lucas

Terry Jones

Este episodio tenía un inesperado tono de comedia. Terry Jones era un espía italiano algo torpe que con dos colegas operaban en Barcelona. Parte del rodaje tuvo lugar en el Gran Liceo, que ya apareció en Un submarino en el mantel, que años después desapareció en un impresionante incendio por lo que tuvo que ser reconstruido de nuevo. Uno de los episodios más divertidos y más exitosos de la serie que empezaba en una conferencia en 1991, el viejo Indy ( George Hall) va a dar una conferencia en la universidad y se equivoca de audiencia. Aún así el desconcertado público se lo pasa tan bien que le pide que cuente su historia de una anterior visita a Barcelona cuando era muy joven.
Amanda Ooms es una actriz sueca, protagonista del telefilme, quien se encuentra con el joven Indy (Sean Patrick Flanery) que se ve forzado a trabajar de figurante en una opera del Liceo interpretando a un eunuco que "se está quieto" pero que lleva en su pelvis un espejo que utiliza, moviendo las caderas, para enviar mensajes en morse a sus colegas espías.

Salvador Sáinz

Días antes se había estrenado Un submarino en el mantel, los ayudantes de George Lucas se presentaron en la agencia de Marta Flores en busca de personal y vieron mi foto. Me llamaron y me contrataron para dos sesiones que consistía en hacer bulto. Teniendo en cuenta la productora accedí y me pasé un día en la calle San Pablo asistiendo a un impresionante despliegue de medios.
Por la mañana rodé en un tablao flamenco en la que Terry Jones hacía de las suyas como actor, con asistencia del propio George Lucas supervisando el rodaje. Tenía delante mío a dos grandes figuras del cine, al autor de La vida de Brian y al productor de la serie La guerra de las galaxias.
Su forma de trabajar es muy rigurosa. Por ejemplo, en el tablao controlaban hasta el último figurante. Mientras que en el cine español les suelen dejar a su suerte sin hacerles el menor caso.
Por la tarde fuimos al restaurante, nos cambiamos de ropa, y ahí estaban Sean Patrick Flanery y Amanda Ooms colocándome en la mesa vecina.
Recuerdo que se veía al final una cortina blanca sobre una ventana que daba a la calle y varios figurantes pasaban por detrás reflejándose su sombra.
Pagaron puntualmente y nos dieron de comer sin problemas. Un rodaje en donde nunca se perdía el tiempo ni había repeticiones inútiles. Todo muy rápido y profesional. Me encontré a las mismas maquilladoras de La grieta de Juan Piquer, dos años antes, muy buenas amigas mías. Helen Lennox y su hija Victoria, británicas residentes en Roquetas por cuestiones de salud. Eso hizo que me sintiera como en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...