sábado, 20 de agosto de 2011

Cuando España se convirtió en un Imperio

1492: LA CONQUISTA DEL PARAÍSO


¿Qué hubiera pasado si el primer viaje para descubir América, olvidando las incursiones vikingas, lo hubiera realizado Inglaterra y el almirante al mando se llamase Lord Columbus, por ejemplo? Pues se rodarían películas épicas. El almirante atacaría a los indios con música de Dimitri Tiomkin o la marcha de Gary Owens que aparece en Murieron con las botas puestas.
Pero no, la conquista de América y su descubrimiento lo realizó una nación rival, el almirante era genovés, y por consiguiente los primeros colonos y conquistadores eran todos unos bellacos. No quiero decir que obraran correctamente pero si fuesen anglosajones Hollywood los hubiera convertido en héroes.
La película que nos ocupa, 1492: la conquista del paraíso, trata de rememorar el Descubrimiento de América que fue un hecho casual. La película por un lado muestra una doble moral. Al principio muestra la caída de Granada y se llora por la pérdida de una cultura en España olvidándose que se trataba de una invasión extranjera a un país soberano que durante ocho siglos colonizó para imponer una forma de vivir y una religión. El mismo hecho al revés, muestra una valoración distinta. Los "malos" son los invasores cuando antes eran los "buenos".
Pero en fin, a lo que íbamos. Al no ser una producción realizada en Hollywood nos hemos ahorrado una haliografía de Cristobal Colón presentándole como un ser perfecto que no fue. Era ambicioso pero soñador. Tenía aspectos positivos y negativos al mismo tiempo. Como administrador de las Indias fue un desastre.
Por un lado luchó para prevalecer la razón, sacarnos de la ignorancia, pero por otra fue codicioso. El Descubrimiento en otras circunstancias hubiera sido un acontecimiento científico muy importante y lo fue. Pero no más pisar tierra, el almirante Colón "toma posesión en nombre de los reinos de Castilla y Aragón" ¿con qué derecho? Invaden territorio ajeno para que los indios se evangelicen pero recurriendo a la violencia y expoliando el oro.
Sigourney Weaver como la reina Isabel la Católica
Mucho se ha escrito sobre la moralidad o inmoralidad de la colonización española, menos de la inglesa que fue aún mucho más brutal, pro ya se sabe que la historia la escriben los vencedores de acuerdo con sus intereses.
Nos encontramos ante un Ridley Scott menor. Lejos de Blade Runner y Alien. el octavo pasajero. Incluso el Robin Hood es mejor que ésta. Empieza con una España vieja y sucia. Los edificios que aparecen que ahora son antiguos entonces eran nuevos y relucientes.
Además nos encontramos con un precedente de los espectáculos gore actuales. Un auto de fe con la quema de gente en plazas públicas por parte de la Inquisición. Al parecer en aquel tiempo ya había frikkies ávidos de esa clase de acontecimientos que convertían en sus pasatiempos favoritos.
Polémicas en las catedrales, Colón trata de convencer a los eclesiásticos de que la tierra es redonda y no plana, que si viajamos hacia Oriente no nos vamos a caer por un precipicio con monstruos devoradores de personas. Pero como las teorías vigentes están escritas en libros todos están obligados a creérselas si no quiere acabar como estrella principal en el siguiente espectáculo para frikkis descerebrados que organiza la Santa Inquisición.
Ridley Scott no es demasiado convincente. Da la impresión que aquello no va con él. Sigourney Weaver es la reina Isabel la Católica que generalmente es mostrada como una gran reina en películas españolas y una villana en las estadounidenses. Hay que recordar que expulsó a los judíos en 1492. Según leo: Ordenada por los Reyes Católicos. En España en 1492 expulsión de los judíos de España. La medida fue acogida en Europa como un signo de modernidad, e incluso hay una felicitación de la Universidad de la Sorbona. Un hecho así nunca es perdonado. Por eso, en la actualidad, las únicas webs norteamericanas que hablan bien de la mentada reina son las del Ku Klux Klan y no digo ninguna broma.
Gerald Depardieu
Scott consigue irritar con la película, la segunda mitad que cuenta el segundo viaje es agobiante. Un cúmulo de desgracias sin paliativos. La crítica al Imperialismo es tibia. Épica claro que no habrá dados los antecedentes arriba expuestos. El director se recrea con la agonía de Colón en su desastroso gobierno. Grandes vendavales hunden su primera ciudad en tierras americanas, Americo Vespucio le roba la gloria, aunque en la actualidad nadie le recuerda. Por cierto que bien se merecería una película, yo sólo recuerdo un programa dramático en TVE siendo encarnado por el desaparecido cómico Gustavo Ré.
1492: la conquista del paraíso pinchó en taquilla, no gustó a casi nadie. Recibió palos desde todos los lados y se convirtió en la película más machacada de Scott. No está mal hecha, resulta desagradable. Su atmósfera agobia y desmoraliza. Encima la música de Vangelis es terrible.


1492, la conquista del paraíso
Año de producción: 1992
País: España, Francia, Reino Unido
Dirección: Ridley Scott
Intérpretes: Gérard Depardieu, Armand Assante, Sigourney Weaver, Loren Dean, Ángela Molina, Fernando Rey, Frank Langella, Kevin Dunn, Arnold Vosloo, Mark Margolis, Tchéky Karyo, Michael Wincott, Fernando Guillén Cuervo, Juan Diego Botto
Guión: Roselyne Bosch
Música: Vangelis
Fotografía: Adrian Biddle
Distribuye en DVD: Lauren
Duración: 155 min.
Público apropiado: Jóvenes-adultos

Género: Histórico, Aventuras



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...