sábado, 25 de junio de 2011

... y Buster Keaton habló español

ESTRELLADOS (1930)

Buster Keaton, María Calvo, Raquel Torres

La carrera de Buster Keaton iba viento en popa con su productora independiente hasta que Louis B. Mayer mostró interés en comprar su contrato. Joseph Schenck, su concuñado y productor ejecutivo de la compañía se sentía frustrado por estar a la sombra del genial cómico y no dudó en la venta por lo que de la noche a la mañana Keaton se vio atado de pies y manos por la disciplina de un gran estudio. Si hasta entonces elegía sus temas y argumentos, a partir de entones unos burocráticos personajes eran los encargados de decidir qué debía rodar y qué no.
Así si es cierto que El comparsa y El cameraman son dos obras maestras indiscutibles, el fin de su carrera en el mudo, fueron los talkies los que hundieron la carrera del genial cómico.
Para la Metro, Keaton rodó unas siete películas sonoras que, salvo excepciones, carecen de calidad artística y su talento se ve pisoteado con guiones inadecuados y torpes realizaciones. Actualmente Doughboys (1930) es considerado su mejor película de este periodo, un film de ambiente bélico basado en los recuerdos de Keaton en su participación en la primera guerra mundial, y Las calles de Nueva York (1931), un tema que le desagradaba pero que destaca de las mediocridades que vinieron después.
La primera película sonora de Keaton era la irregular Free and easy (1930), un vehículo que si bien tiene buenas secuencias otras en cambio son muy desafortunadas. su primera parte es brillante, la final es floja y además muy triste. Keaton aparece con la cara enharinada como un payaso de circo, y sólo sobresale una extraña secuencia en la que aparece como una marioneta dando saltos y la ejecución de un número musical cantado y bailado con el título de la película. el resto es caótico.
El protagonista es un representante de una miss local a la que llevan a Hollywood para triunfar, pero que fracasa estrepitosamente, triunfando en cambio el mánager como actor cómico y la madre de la pretendida artista como actriz de carácter. Cuando comienzan el rodaje de la película es el momento en que naufraga Free and Easy porque es un espectáculo extraño y absurdo.

Pero si hablamos aquí de este película es por otro motivo.
En aquel tiempo se puso de moda en Hollywood rodar réplicas hispanas de los éxitos estadounidenses, cambiando los actores angloparlantes por hispanos. Así Drácula se estrenó en España con la versión de Carlos Villarías, sustituyendo al gran Bela Lugosi. Los actores cómicos como Stan Laurel, Oliver Hardy y Buster Keaton, en cambio, volvieron a rodar sus películas de la época habladas en castellano aprendiéndose los diálogos de memoria. si Laurel y Hardy obtuvieron un éxito importante, en cambio Keaton salió malparado del trance.
Doughboys fue rodada de nuevo en español con Conchita Montenegro con el título De frente marchen, una película que se considera perdida, y Free and Easy, el primer talkie de Keaton, se convirtió en Estrellados.
Free and Easy se editó en DVD hace tiempo en los USA, no en España, faltaría más, pero Estrellados es en cambio un misterio. Se puede ver en pases privados en la Filmoteca Nacional de España, pero no se puede proyectar en público a causa de un problema de copyright.
Vista ahora la versión española es todo un despropósito. Escenas nuevas en donde Keaton habla en español o castellano se mezclan con otras dobladas del original Free and Easy. Suprimieron secuencias enteras, las dos canciones que canta Keaton han desaparecido por arte de birlibirloque, y producen efectos extraños. Por ejemplo en el original Trixie Friganza, la mami de la artista, supera un casting y posteriormente actúa en la película ficticia que ruedan. en la española la mami supera el casting pero en el rodaje la actriz que sale es la de la versión inglesa.
Se conservan los cameos de Cecil B DeMille y Fred Niblo, pero el de este último recortado, también el de Jackie Coogan (el pequeño protagonista de El chico con Charlie Chaplin) y el de Lionel Barrymore pero doblados al castellano.
Carlos Villarías, el famoso Drácula español, realiza una aparición divertida como maestro de ceremonia. Raquel Torres es más que agradable, después de Estrellados trabajó con los hermanos Marx en Sopa de ganso. Keaton se ve perdido. Se aprendió el diálogo de memoria pero desconocía su significado por lo que actúa con total desconcierto. Da la impresión de que no sabe lo que se está haciendo. Queda el placer de oírle hablar en castellano, pero en algunos momentos no se le entiende nada.
Si Laurel y Hardy al rodar las réplicas hispanas mejoraron el filme original, añadiendo nuevas rutinas, en cambio Estrellados pierde por goleada en comparación a Free and Easy, un título ya menor en la filmografía de Keaton, pero lejos aún del desastre que se le avecinaba (Piernas de perfil, El amante improvisado, Pobre tenorio, Queremos cerveza). Un filme triste, como he apuntado antes, porque suponen el principio del fin de uno de los mejores creadores de la Historia del Cine Mundial. Keaton no se mereció el trato que le dio la Metro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...