sábado, 14 de mayo de 2011

España con ojos polacos

EL MANUSCRITO
ENCONTRADO EN ZARAGOZA (1965)

Este blog está dedicado al cine español pero también a la imagen que proyecta nuestra cultura en estudios de otros países como es el caso de Polonia. Generalmente la ambientación de nuestro suelo en otras latitudes suelen demostrar ignorancia y presentan un país carnavalesco y absurdo. Pero no es el caso que nos ocupa porque se trata de una de las mejores recreaciones de España en cinematografías extranjeras, en este caso la tan entrañable Polonia, un país por el que siempre hemos sentido simpatía, al igual que Irlanda, tal vez debido a cuestiones religiosas y a que en cierto modo guardamos alguna semejanza.
Pero para mí el cine de los países del Este durante el periodo comunista pecaba a menudo de soporífero, generalmente se ha distinguido por su seriedad que siempre me ha atraído.

El manuscrito encontrado en Zaragoza (1965) viene a ser una especie de Decamerón a la polaca. Historias cortas de tema amoroso entrelazadas entre sí escrito por Jan Potocki (1761-1815) Escritor polaco en lengua francesa nacido en Podolia (ahora parte de Ucrania).
De familia aristocrática, recibió una sólida educación clásica en Ginebra, Lausana y París, siendo ingeniero militar en Austria y Hungría. Erudito, viajero, etnólogo, arqueólogo e historiador, está considerado uno de los fundadores de la arqueología eslava. Su dominio de varios idiomas, polaco, ruso, francés, alemán, italiano, árabe, además de latín y griego clásicos, lo llevó a ejercer una de sus aficiones predilectas, viajar. Su primer viaje lo llevó a Turquía y Egipto, y más tarde a Marruecos, España, Holanda, Baja Sajonia, el Cáucaso y Mongolia.

En España visitó y recorrió toda Andalucía que le produjo enorme fascinación y en un segundo viaje estuvo en tierras catalanas, concretamente Barcelona, Madrid y Estepona.
Desde Túnez, Potocki pasó a España, país que iba a atraerle más que ningún otro, y en el que reinaba el ilustrado Carlos III. La España que visitó Potocki era una España vivaz y pintoresca, rica en bandidos y contrabandistas, gitanos y mendigos, que vagabundeaban por los caminos y las ventas, pero rica también en artistas y en escritores, en nobles humanistas y científicos de renombre. Le atrajo sobre todo Andalucía, ese paraíso que no iba a tardar en convertirse en una de las metas obligadas de los viajeros románticos. Visitó Sevilla, Granada, Córdoba, recorrió los caminos y montañas de Sierra Morena, y estudió de cerca las costumbres de los gitanos y algo de su lengua. De esta frecuentación de los gitanos andaluces hay huellas en El manuscrito encontrado en Zaragoza y en otra obra de Potocki, la opereta Les Bohémiens d'Andalousie.
A partir de 1780 se estableció en París, donde antes del estallido de la Revolución Francesa, en uno de sus viajes por el cercano Oriente, conoció a Osmán, un turco que sería su servidor y amigo hasta su muerte, con quien emprendió la búsqueda de un manuscrito de Las mil y una noches, que nunca encontró. Publicó los libros de viajes, todos escritos en francés, Viaje por Turquía y Egipto (1788), Viaje por el Imperio de Marruecos (1792), Historia primitiva de los pueblos de Rusia (1802) y Viaje por las estepas de Astrakhan y el Cáucaso (póstumo-1829).
Potocki se hizo famoso principalmente porque en 1790 fue el primer polaco que sobrevoló Varsovia en un globo y por publicar un curioso libro de aparecidos impregnado de un erotismo sutil titulado, Manuscrito encontrado en Zaragoza (1805). Los relatos del libro siguen un plan muy sencillo, que se repite incesantemente: el protagonista se pierde en una región siniestra, tiene un encuentro con dos hermanas, se despierta más tarde en un cadalso, flanqueado por los cadáveres de dos bandidos ejecutados por orden del rey.
A lo largo del libro, las hermanas asumen la forma de gemelos, los bandidos resultan no haber muerto, hay alquimistas, astrólogos y cabalistas, poseídos, gitanos y anacoretas, pero cada relato se articula en torno a los mismos elementos estructurales.
Todo el libro rezuma un erotismo leve, que compensa su liviandad con su insistencia. La temática sobrenatural, los estados alterados de conciencia de los personajes y la carga erótica que impregna el texto se corresponden a la perfección con la estructura de cajas chinas, virtualmente infinita. También escribió algunas recopilaciones de cuentos populares y un conjunto de escenas para teatro. Jan Potocki se suicidó en el año 1815 utilizando una bala de plata pulida por él mismo.
Este material literario interesó a Wojciech Jerzy Has (1 de abril de 1925, Cracovia; 3 de octubre de 2000, Łódź, Polonia). Has fue un cineasta, productor y guionista polaco. Considerado el mejor adaptador de obras literarias al cine de toda la historia del cine polaco y junto con Andrzej Wajda, uno de los más relevantes de la Escuela Polaca de Cine. Casi toda su fama internacional se sustenta en una única e influyente obra, El manuscrito encontrado en Zaragoza. Otra película que recibió un gran reconocimiento fue el Sanatorio bajo la clepsidra, que consiguió el Premio del Jurado del Festival de Cannes de 1973 y el Gran Premio en el Festival de Trieste de 1974. Estudió Bellas Artes y Cine en Cracovia y fue Rector de la Escuela de Cine de Łódź entre 1990 y 1996.
La película es toda una maravilla que ha conservado todo su encanto con el paso del tiempo. A pesar de su prolongado metraje consigue mantener la atención, sobretodo en el entramado de historias cortas que va narrando y que dentro de un relato cuente otro y dentro de este otro uno más. Narrativamente es arriesgado porque el público poco hábil puede perder el hilo del relato, pero esa audacia resulta fascinante.

No nos encontramos con la España de charanga y pandereta de Prospero Merimée, sino con un país lleno de vitalidad y dotado de un cierto misterio. A veces no sabemos si se nos cuenta la verdad o si nos están enredando. La película abre con la Guerra de la Independencia o Guerra del Francés, un militar bonapartista encuentra un manuscrito que le fascina a él y al militar español que le captura aparcando ambos sus diferencias para empezar a leer los lances del capitán Alfons van Worden un noble de la época de Felipe V, ese monarca tan denostado en tierras catalanas.
El actor que le interpreta es Zbigniew Cybulski, fallecido de accidente prematuramente poco tiempo después del rodaje, un actor especializado en papeles de rebeldes al estilo del norteamericano James Dean. Fue muy popular en su época y toda una leyenda en Polonia.
La película transmite toda esa fascinación que ejercía España en otras épocas, cuando era una cultura importante y no el patético país de cuchufleta que es en la actualidad. Un país con la extraña venta en la que aparecen criadas con los senos al aire y dos hermanas musulmanas que le ofrecen formar un trío.
Has sólo adaptó la primera parte de la laberíntica novela que se ha ido conociendo siempre por versiones fragmentadas. Diversos investigadores han trabajado para reunir todo el manuscrito del autor polaco que publicó en 1810 y que se editó en España en el 2009.
A pesar del blanco y negro, que le añade aún más misterio a su puesta en escena, la película no ha envejecido en absoluto y se conserva vigorosa como un clásico imprescindible para todo buen cinéfilo que ame el buen cine.

El manuscrito encontrado en Zaragoza
(Rakopis znalezziony w Saragossie)
Director: Wojciech J. Has / Producción: Kamera Unit / Guión: Tadeusz Kwiatkowski, según la novela de Jan Potocki / Fotografía: Mieczyslaw Jahoda / Música: Krysztof Penderecki / Montaje: Krystyna Komosinska / Intérpretes: Zbigniew Cybulski (capitán Alfons van Worden), Iga Cembrzynska-Kondratiuk (princesa Emina), Kazimierz Opalinski (eremita), Joanna Jedryka (princesa Zibelda), Slawomir Lindner, Miroslawa Lombardo, Aleksander Fogiel, Franciszek Pieczka, Ludwik Benoit, Barbara Krafftówna, Pola Raksa… / Nacionalidad y año: Polonia 1964 / Duración y datos técnicos: 173 min. B/N.

Cronología

1797: Potocki inicia la escritura de El Manuscrito
1804-1805: Se publica en San Petersburgo la primera edición.
1813: Gide Fils ed. publica en París Avadoro (una historia española), segunda parte de El Manuscrito…
1815: Gide Fils reedita la primera parte con el título Les dix journées de la vie d'Alphonse van Worden.
1847: Edmund Chojecki traduce la obra al polaco.
1956: Leszek Kukulski publica una edición crítica.
1958: Roger Caillois edita el El Manuscrito…, que consta de Les dix journées de la vie d'Alphonse van Worden más tres relatos de Avadoro (una historia española).
1965: Wojciech J. Has adapta el cine la primera parte.
1967: Minotauro edita la primera traducción al español.
1973: Philippe Ducrest adapta a la televisión la primera parte.
1989: René Raddrizani edita para José Corti la primera edición completa.
2001: Coppola y Scorsese editan en DVD la adaptación del Wojciech J. Has.
2002: Valdemar edita en Madrid una traducción de Mauro Armiño a partir de la edición de René Raddrizani.
2003: Francisco Nieva adapta la obra para teatro.
2009: Editorial Acantilado publica en Barcelona una traducción diferente, que parte de la versión de Potocki de 1810.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...