martes, 22 de febrero de 2011

Un clásico de 1944

LA TORRE DE LOS SIETE JOROBADOS

Publicada en 1924, la novela corta de Emilio Carrere, La torre de los jorobados, gozó de un estimable éxito editorial a pesar de su origen accidentado. Juan Palomeque, su editor, estuvo muy satisfecho de este best seller de la época aunque contara con un autor un poco difícil, algo así como el Vázquez de aquellos tiempos. Carrere dedicaba su tiempo a la vida bohemia y descuidaba su trabajo al que siempre olvidaba. En 1922 publicó Un crimen inverosímil con gran éxito, pero como no tenía ganas de darle a la tecla y sí de ir de tasca en tasca paladeando los mejores vinos de todo Madrid, le envió al editor el original inconcluso y desordenado de esta novela que vendió como si fuera nueva. Así que Palomeque contrató a un “negro”, un escritor novel llamado Jesús Aragón, para dar forma a la obra y con diversas correcciones de Carrere por fin vio la luz convertido en todo un bombazo editorial.
Antonio Casal
Pasada la guerra civil española, tan cara a ciertos cineastas de las últimas generaciones, España conoció una dictadura de sobras conocida y que trató de utilizar el cine como propaganda política a su servicio.
Un bon vivant del Madrid de la posguerra, el polifacético Edgar Neville, una figura a reivindicar, consiguió llevar la famosa novela a la pantalla, así nació esta legendaria película, La torre de los siete jorobados (1944), una rareza en el panorama de la época y que fue maltratada por la crítica y el público, teniendo que esperar a la democracia para su justa reivindicación convirtiéndose actualmente en todo un clásico y en todo un referente.
En el Madrid castizo de finales del siglo XIX, el enigmático fantasma del doctor Mantua revela al joven Basilio la existencia de una ciudad subterránea en la que habitan decenas de siniestros jorobados dedicados a actividades criminales. Basilio consigue dar con la torre de los siete jorobados, en cuyo interior permanece secuestrada e hipnotizada Inés, la sobrina del difunto doctor.
Neville trató de oponerse a la estética gloriosa del cine franquista en los años cuarenta que estaba en su apogeo pese a que las potencias extranjeras les retiraran los embajadores, les cerraran las fronteras, se generalizara la cartilla de racionamiento y el hambre imperaba en los cuatro puntos cardinales de toda la patria tan sacrosanta. Pero, eso sí, éramos la reserva espiritual de Occidente tocados por la mano de Dios.
Como Neville, al igual que el incómodo José Antonio Nieves Conde, no eran plato de la devoción de las autoridades se tuvo que esperar al invento de la televisión y, sobretodo, a las nuevas tecnologías para tener acceso a su visión altamente recomendada por el autor de este blog.
Edgar Neville, desgraciadamente no tuvo Hollywood a sus pies, no pudo ser un Tod Browning porque no existían las circunstancias favorables, pero sí pudo convertirse en autor de una obra personal y original con obras de diferentes géneros como el policíaco, El crimen de la calle Bordadores, el musical, Duende y misterio del flamenco, y el drama. Colaboró en el semanario satírico La codorniz, todo un referente en el campo del humor inteligente español.
Aunque en la guerra, Neville colaboró con las tropas nacionales como muchos españoles, su ideología no es demasiado afín al régimen por lo que pudo trabajar y vivir en España al finalizar la contienda pero se vio limitado por su censura como todos los creadores de la época. Aunque la España actual poco derecho tiene en sus reproches porque si no existe ya una censura directa como la del franquismo, sí existe otra peor que es indirecta, la asfixia económica y el ostracismo para quien no comulgue con sus borreguiles ideologías.
La torre de los siete jorobados es pese a sus limitaciones una excelente película, todo un clásico, con su estética expresionista. Los decorados de ese mundillo interior y sus jorobados resentidos son todo un hallazgo.
Gracias a las nuevas tecnologías se puede revisar dicho título aunque los métodos no sean del agrado de la ministra Sinde que tan descuidada tiene a los cinéfilos españoles preocupándose más de defender los intereses de las multinacionales.
Edgar Nev
TÍTULO ORIGINAL La torre de los siete jorobados
AÑO 1944
DURACIÓN 81 min.
PAÍS España
DIRECTOR Edgar Neville
GUIÓN Edgar Neville, José Santugini (Novela: Emilio Carrere)
MÚSICA José Ruíz de Azagra
FOTOGRAFÍA Enrique Berreyre (B&W)
REPARTO Antonio Casal, Isabel de Pomés, Julia Lajos, Guillermo Marín, Félix de Pomés, Julia Pachelo, Manolita Morán, Antonio Riquelme
PRODUCTORA Producciones Luis Judez / German López España / J. Films
GÉNERO Intriga. Fantástico. Terror | Siglo XIX

Charlie Chaplin y Edgar Neville en Hollywood

Filmografía

Edgar Neville Romrée, IV Conde de Berlanga del Duero (Madrid, 28 de diciembre de 1899 – 23 de abril de 1967), escritor, autor de teatro, director de cine y pintor.

El presidio (1930)
Yo quiero que me lleven a Hollywood (1931)
Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, o La vida privada de un tenor (1934)
El malvado Carabel (1935)
La señorita de Trévelez (1936)
Juventudes de España (1938)
La Ciudad Universitaria (1938) - documental sobre la Batalla de la Ciudad Universitaria
Vivan los hombres libres (1939)
Santa Rogelia (1939)
Frente de Madrid (1939)
Verbena (1941)
Sancta Maria (1942)
La parrala (1942)
Correo de Indias (1942)
Café de París (1943)
La torre de los siete jorobados (1944)
Domingo de carnaval (1945)
La vida en un hilo (1945)
El crimen de la calle Bordadores (1946)
El traje de luces (1946)
Nada (1947)
El marqués de Salamanca (1948)
El señor Esteve (1948)
El último caballo (1950)
Cuento de Hadas (1951)
El cerco del diablo (1951)
Duende y misterio del flamenco (1952)
La ironía del dinero (1955)
El baile (1959)
Mi calle (1960)

Lopez Rubio, Stan Laurel, Eduardo Ugarte, Oliver Hardy y Edgar Neville

3 comentarios:

  1. Tengo a Neville como uno de los mejores directores que ha dado este país. Esta película tuve la suerte de verla en pantalla grande y es antológica.
    Neville era un grande, en todos los aspectos.

    ResponderEliminar
  2. He leído la novela, pero nunca he podido ver esta película. Es una lástima que clásicos como éste queden en el olvido.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...