lunes, 28 de febrero de 2011

A los 54 años nos dejó Amparo Muñoz

AMPARO MUÑÓZ
JUGUETE ROTO

Amparo Muñoz nos ha dejado a los 54 años. En 1974 fue miss Mundo, seguidamente protagonizó dos títulos significativos de la transición. Clara es el precio de Vicente Aranda y Tocata y fuga de Lolita de Antonio Drove, aunque por problemas de distribución se estrenó antes la segunda que la primera.
Estos dos títulos tenían una relativa importancia histórica. Habían asesinado al almirante Carrero Blanco, presidente del gobierno español, y se iniciaba la apertura política. Franco vivía sus últimos meses de vida cuando España se quedó sorprendida por un desnudo fugaz de Amparo enseñándonos sus pezones. Los espectadores acudieron a la sala por millares y la película tuvo un éxito inesperado aunque pronto cayó en el olvido.
Empezaba un periodo de falsa libertad, se confundía libertad de expresión con la exhibición de desnudos femeninos convirtiendo a las actrices en "mujeres floreros" que sólo servían para exhibirse. El feminismo no había eclosionado en nuestra sociedad aún.
Actualmente un pezón no llama ninguna atención, basta con pasearse por cualquier playa española en verano para ver a miles de mujeres en top less sin que nadie les lance una mirada que es considerada ofensiva.
La belleza de Amparo la catapultó al estrellato pero perjudicó su carrera por darle papeles poco interesantes, acabando por arrastrarse en subproductos de esos que los frikkis califican de culto y que no gustan a nadie.
Ser una hermosa mujer en la machista España es una especie de arma de doble filo, porque te coloca sobre un pedestal de mármol pero vacío de contenido. Una fama que acabó por destruirla completamente porque nadie la tomó en serio. Su techo de cristal acabó por aplastarla.



Patética imagen de Amparo Muñoz en su madurez. Arrastraba su avejentada figura por programas de corazón convertida en un espectro de sí misma, un juguete roto triste y decadente que convirtió su vida en todo un infierno. Fue el precio que tuvo que pagar por su efímera y errónea fama.

Amparo fue Miss Mundo en el año 1974. Estaba en la cumbre de su belleza y de su indudable atractivo. Su título la catapultó al mundo del cine pero la limitó como actriz relegándola al papel de mujer florero.



Los evidentes atributos físicos de Amparo Muñoz, sex symbol en su tiempo, figura patética en los años posteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...