lunes, 28 de febrero de 2011

La "historia" según Vicente Aranda

LOS JINETES DEL ALBA (1990)

Jorge Sanz y Maribel Verdú
Basado en una novela de Jesús Fernández Santos,(1990) presenta dos tópicos que los públicos actuales y de entonces recriminaban y recriminan al cine español. Desnudos y guerra civil. Es verdad que en la presente serie de cinco capítulos las escenas eróticas suelen estar metidas con calzador, que no se justifican por si mismas, pero ya se sabe que somos un país de sangre caliente y Vicente Aranda es un gran erótomano.
Muchas secuencias eróticas son a menudo sórdidas además de gratuitas, Pero así es nuestra cultura actual, la de un país de salidos con ganas de retozar venga o no a cuento.
El segundo tópico es la Guerra Civil. Aquí la vemos de pasada, mediante una elipsis Aranda la elude. Si se centra en sus prolegómenos y en sus consecuencias. Asesinatos masivos y gratuitos, gente que se tira al monte y una sociedad asfixiante.
Aranda, cuando quiere, es un excelente narrador. No lo es cuando se sale de su cine habitual, véase Tirant Lo Blanc, y en estos ambientes de la República y la postguerra se siente más cómodo exponiendo su discurso político.
El reparto es habitual en Aranda: Jorge Sanz, Victoria Abril, Maribel Verdú. Además la serie recupera rostros familiares del cine barcelonés como Joan Miralles, la reusense Eufemia Roman, Daniel Medran, Josep Lluis Bozzo (Dagoll Dagom), Rosa Morayta. Aranda sabe que estas cinco horas no aburren ni un sólo segundo.
La vida de un balneario de Asturias, unos personajes algo locos como el personaje de Antonio Iranzo, unos fachas que parecen haberse escapado de un psiquiátrico y unos desgraciados metidos a guerrilleros.
Conocemos la Revolución de Asturias en 1934. Sabemos muy poco de ella, poco y mal. Una página de nuestra historia que ha sido ignorada como el levantamiento de Lluis Companys en Barcelona.
Unos años terribles, violentos, repletos de rencor e intolerancia. Años de extremismos sin sentido, de caspa y léxicos cuarteleros. Años de "paseos" y tiros en la nuca, Unos años que ojalá nunca hubiéramos vivido y que nos convirtió en la retaguardia de Europa.
Formalmente pocos peros tiene la serie, ideologicamente es más discutible pero ya se sabe que todo el mundo piensa como quiere. Muchos hablan de recuperar la memoria histórica, otros desean "olvidar". Muchos psiquiatras, cuando hemos tenido malas experiencias, son partidarios de que las olvidemos si eso es posible, Otros aconsejan que nos enfrentemos a los malos recuerdos.
Aquellos años fueron de sueños truncados, un fantasma que no quiere desaparecer de nuestra atormentada memoria. Tiempos tristes propios de las contradicciones económicas, de las desigualdades y de nuestro atraso cultural. Una España casposa que nos avergüenza. Una España que nunca debía haber existido pero que no se quiere marchar de nuestra memoria. Recuerdos que no nos hacen felices, que nos atormentan. Pero están ahí, para nuestra desgracia.
Una España de zambomba, charanga y pandereta dicen algunos. Pero la que nos ocupa es mucho peor, porque es violenta y sangrienta. Si no conocemos nuestro pasado no podremos comprender nuestro presente. Un presente poco halagüeño, propio de un país poco competitivo.
Ya se sabe que no se puede contentar a todos. La serie tiene calidad objetiva, los gustos pertenecen a la intimidad de cada espectador.

Lola Baldrich, Joan Miralles y Carlos Tristancho

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...