lunes, 25 de octubre de 2010

Revisión de un clásico

VIRIDIANA

Silvia Pinal
Viridiana (1961) fue una de las películas más controvertidas de Luis Buñuel. El cineasta aragonés, exiliado republicano en México, volvió a nuestro país para dirigir esta mítica pieza que levantó una gran polvareda tras triunfar en el Festival de Cannes, obteniendo la codiciada Palma de Oro, que tanto codician nuestros directores pero que siempre se nos resiste para que vuelva a viajar a nuestro suelo.
En primer lugar los republicanos le recriminaron que viajara a España para rodar Viridiana colaborando (?) con el Régimen franquista. La censura se cebó en ella de una forma brutal, como ese final ya clásico que fue cambiado por esa curiosa secuencia en que la ex novicia, su primo y la criada juegan a cartas sugiriendo que se convierten en un trío sexual. Curiosa forma de mostrarlo.
Vista ahora nos resulta aún más chocante. Esos mendigos que son recogidos por el personaje central, en la actualidad les llamaríamos Sin Techo, son seres realmente repugnantes. Nos resultan extraños vistos actualmente en que tienen una imagen distinta. Un mendigo no tiene porqué ser un ignorante analfabeto repleto de resentimiento sino un ser desafortunado por diversas circunstancias que les han dejado en la calle.
La película refleja pues otra forma de pensar. La España de los años sesenta vio un ataque visceral a la Iglesia Católica, una sátira de la caridad cristiana, ejemplo de hipocresía, y por eso fue prohibida de forma brutal. En cambio el Jefe del Estado de entonces, Francisco Franco, pidió verla en su cine en el Palacio de El Pardo y al acabar la proyección comentó: "No sé de qué se escandalizan tanto, eso no es más que una sucesión de chistes baturros".
La prohibición creó una aureola de leyenda a Viridiana que la acompañó durante años hasta su estreno. En la actualidad, superadas las circunstancias históricas, se ven con otros ojos. La imagen de los mendigos no es plato de nuestro gusto por motivos distintos, pero sí comprendemos su ironía. Las motivaciones de Viridiana al recogerlos son acreedores de nuestra simpatía aunque haya una gran diferencia ideológica con sus planteamientos.
El mundo ha cambiado y las películas quedan para reflejar una época en que la gente pensaba de otra forma. Es un testimonio de épocas pasadas y en eso Luis Buñuel cumple con su cometido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...