martes, 19 de octubre de 2010

Recuerdo de tiempos mejores

ESPAÑA FUE HOLLYWOOD

Me encuentro un pack con dos títulos interesantes. Dos producciones internacionales con sello español. Primero hablamos de Madame Sans Gene (1961) de Christian-Jacque. Se trata de una coproducción italohispanofrancesa protagonizada por la estrella del momento, Sophia Loren, una lavandera que se casa con un soldado de la Revolución Francesa y acaba escalando en la sociedad hasta convertirse en una duquesa con modales de fregona malhablada. Siempre se le acusó a la actriz italiana que su aspecto se asemejaba más a las mujeres de clase sencilla que de las refinadas damas de la alta sociedad. Aquí se saca provecho de esta paradoja.
El guión es bastante simple , por no decir simplón y con escasa consistencia desperdiciándose las secuencias de masas que quedan muy en segundo plano, centrándose más en los devaneos de la estrella y sus tonterías. Es por ello que ese título es de esos de los que hoy en día nadie recuerda.
En papeles secundarios nos encontramos a Tomás Blanco y Fernando Sancho, dos característicos imprescindibles en el cine de aquella época. No nos olvidemos tampoco de Analía Gadé y Laura Valenzuela, dos de las hermanas de Napoleón Bonaparte que se asoman en las pantallas internacionales aunque se carrera se haya ceñido exclusivamente al cine nacional más tópico.
Terceto de damas completado con Marina Berti, a la que recordamos como esclava sensual en Qvo Vadis de la Metro rodado diez años antes y que habremos visto multitud de veces. Es curioso pero en este clásico Sophia Loren hacía de extra y en una década se invirtieron los papeles pasando ésta a gran estrella y la anterior a un papel secundario bastante insignificante.

Pa kuo lien chun/Rebellion Boxer (1975)
réplica china al film de Bronston

El pack se completaba con 55 días en Pekin, clásico entre los clásicos, aunque malas lenguas dicen que en su vida fue todo un fiasco por un rodaje caótico en la que Nicholas Ray y Ava Gardner bebieron más de la cuenta.
Algunos papeles secundarios, los embajadores italiano, español, japonés y demás estaban interpretados por actores españoles. Carlos Casaravilla estaba muy ridículo como japonés, Alfredo Mayo está mucho mejor como embajador español aunque le cambiaran el nombre.
En la película le llamaban señor Guzmán, en realidad Don Bernardo Cologán y Cologán. Muchos aguafiestas lanzaron comentarios malintencionados por su inclusión en el reparto y por haber sacado en primer plano la bandera española. Pero se olvida que en la Revuelta de los Bóxers España estaba también entre las embajadas asaltadas y que se vieron obligadas a resistir el ataque de esos rebeldes chinos que en algunas fuentes presentan como fanáticos y en otra como grandes patriotas.
De los rostros que aparecen en la película de Nicholas Ray ya se hablado demasiado por lo que en esta ocasión me centraré en aquella niña china que aparece ansiosa en busca de su padre primero y que, al fallecer éste, va detrás del personaje de Charlton Heston. Se llama Lynne Sue Moon, apareció en muy pocas películas porque desapareció al cabo de pocos años tras Rebelión en las aulas y Las aventuras de Marco Polo. Fue flor de un día pero su aparición en un clásico indiscutible del cine de acción han convertido su rostro asombrado y alegre en inmortal.

Lynne Sue Moon






2 comentarios:

  1. Al parecer, Lynne Sue Moon ahora vive en Spokane, Washington, y dirige una cadena de comida a domicilio, Rice Bowl Chinese Takeout. Ella es lo mejor de 55 días en Pekín.

    ResponderEliminar
  2. No he localizado , "y mira que he realizado contactos en Washington (State)), ni he encontrado foto actualizada de esta actriz, posiblemente cambiara el apellido y no aparece en registros del ayuntamiento, o al menos los que se publican en internet

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...