jueves, 29 de octubre de 2009

El gran actor Charlton Heston rodó en España

HESTON EN ESPAÑA

El famosísimo actor Charlton Heston, triunfador con El planeta de los simios y Ben-Hur, sabía hablar un perfecto castellano y muchas veces se vino a nuestro país para rodar algunas de sus grandes películas empezando por las épicas de Samuel Bronston: El Cid y 55 días en Pekín. De la primera ya hemos hablado, respecto a la segunda podemos recordar que fue uno de los grandes éxitos en su tiempo. Basado en la guerra del opio, del que los chinos tienen una versión distinta, unas tropas fanatizadas cercaron y asediaron las embajadas extranjeras con intención de exterminarlos.
Algunos actores españoles aparecen en breves intervenciones como Alfredo Mayo y Fernando Sancho. Llamó la atención el plano de una bandera española ondulando en el despertar en las embajadas porque el gobierno de entonces les dio muchas facilidades a los cineastas pero, claro, solicitó alguna contraprestación.
En 1970, El asesinato de Julio César, rodada en estudios británicos, tenía algunos exteriores rodados en nuestro suelo. Esta vez Heston fue Marco Antonio, el general que apoyó al asesinado emperador y al que vengó tras su muerte.
Este personaje fue repetido en Marco Antonio y Cleopatra (1972), esta vez con el propio Heston debutando como director. "Los técnicos espñaoles son tan buenos como los del resto del mundo" declaró, aunque las películas mencionadas en estas últimas líneas no tuvieron demasiada aceptación
Ken Annakin realizó La selva blanca basado en las novelas de Arthur London sobre las andanzas del perro Colmillo Blanco, Heston fue uno de sus amos. Richard Lester le volvió a traer a la península pera esta vez en un papel inusual de villano, Los tres mosqueteros y su continuación Los cuatro mosqueteros.
Heston estaba perfecto como Cardenal Richelieu y Christopher Lee como el pérfido Rochefort. Las aventuras desmitificadoras de Lester empero no encajaban en demasía con las novelas de Dumas y su aceptación fue muy limitada.
Pasaron más de dos décadas para que finalmente Chuck (Charlton Heston) volviera a España para protagonizar una miniserie de televisión llamada Camino de Santiago (1999). Divertida adaptación de la novela de Arturo Pérez-Reverte. Una cadena de asesinatos que tienen lugar en el camino de los peregrinos que caminan en busca de la basílica de Santiago el apóstol.
Heston ya se había hecho mayor pero aún tenía arrestos para salir airoso del trance y darnos una buena lección interpretativa.

Nuestros profesionales pasan malos momentos

FIN DE UN CICLO

La residencia

Victor Israel

Chicho dirigiendo


Narciso Ibáñez Serrador

Hace algunas semanas perdimos a nuestro buen amigo Víctor Israel a quien hemos visto en centenares de películas de todos los géneros. Tenía 80 años y llevaba un tiempo bastante mal. Echaré de menos nuestras largas conversaciones telefónicas y nuestras charlas.
En este año se nos han ido muchas caras amigables pero al parecer otras les seguirán pronto. Es triste pero es así.
Jesús Franco hace tiempo que está mal. Los últimos rodajes han sido difíciles y complicados. La imagen que nos han ofrecido de Narciso Ibáñez Serrador tampoco es agradable.
Es ley de vida y en poco tiempo desaparece toda una generación de cineastas que han marcado toda una época. Queda para recordar los buenos momentos que nos dieron y su legado cinematográfico que es muy importante. A todos ellos muchas gracias.

martes, 27 de octubre de 2009

Cuarta edición de Memorimage

MEMORIMAGE REUS

Festival Memorimage, a punto para una cuarta edición llena de novedades


El pasado 14 de octubre se presentó en Reus la cuarta edición del Festival Memorimage, films de hoy con imágenes de ayer, que volverá los días 4, 5, 6, 7 y 8 lleno de novedades. Este festival, cuyo objetivo es mostrar y premiar películas que incorporan material de archivo, es el único festival de estas características en el mundo. La presentación fue a cargo a la Regidora jefe del Área de Cultura del Ayuntamiento de Reus, Empar Pont, y de la directora artística del festival, Anna Marqués.

Memorimage es una iniciativa innovadora, impulsada por el Ayuntamiento de Reus, que pretende demostrar la importancia de la recuperación y conservación del patrimonio audiovisual, así como el valor de la imagen en la configuración de la memoria individual y colectiva.

La voluntad del Ayuntamiento de Reus ha sido mantener el espíritu del Memorimage original, creado el año 2005 por la asociación Cinema Rescat, pero haciéndole ganar más proyección externa, dándolo a conocer al resto de Catalunya y del estado español, e implicando más a los habitantes de Reus. De hecho, Memorimage debe reforzar el papel de la ciudad de Reus como centro cultural, archivístico y de recuperación de la imagen en Catalunya, y situarla en la agenda cultural catalana de los festivales de otoño.
Cuatro secciones, 15 films

En esta edición, Memorimage se presenta con un nuevo formato, más compacto, divididos en cuatro secciones pero, por primera vez, con la particularidad que cada película participante viene acompañada por su director y seleccionada por un programador, hecho que contribuye a asegurar el nivel de calidad de toda la muestra. Además, el festival estrena nueva dirección, en la figura de contrastada trayectoria de Anna Marqués, productora y experta en el campo televisivo.

Memorimage presentará 15 films repartidos entre la Sección Oficial, la Sección H de Historia; Sección h de historia, y Memorias.


Para la Sección Oficial, dedicada a producciones internacionales de estreno en España, se han seleccionado cinco films premiados en los más importantes festivales del sector, como Cooking History (Peter Kerekes), que narra las peripecias de diferentes cocineros militares; la autobiográfica Of time and the city, de Terence Davies; la impactante El juez y el general, donde seguimos el duelo entre el juez Juan Guzmán y Augusto Pinochet; My Iranian paradise, una descripción del país desde el punto de vista de sus ciudadanos y Revue, donde el foco es la URSS y la manera de pensar en aquel periodo.

La sección H de Historia, con títulos que tratan hechos destacables en el devenir de la humanidad, estará formada por tres películas que narran hechos como el papel de la televisión en la Guerra Fría (Disco and Atomic War), la carrera espacial entre los EE.UU., la URSS y la China (Ascension) y cómo Argentina perdió toda una generación de intelectuales por culpa de las dictaduras militares de los años 60 y 70 (La Pérdida).


La sección h de historia, con películas intimistas que narran historias personales, nos acercará a las confesiones de un miembro del grupo secreto Economic Hit Men que decide confesar las extorsiones y crímenes cometidos en aras del imperio americano (Apology ofoff an Economic Hit Man), al escultor Calder a través de un documental- Caldero, Sculptor of Air - sobre su vida y obra, y a uno de los mejores conciertos de la historia, aquel que ofreció Johnny Cash en la prisión Folsom de California el año 1968 (Johnny Cash at Folsom Prison).


Memories, una sección dedicada a las producciones nacionales, presentará en el festival cuatro piezas que abarcan desde las cartas de los oyentes del programa de Elena Francis y, con ellas, al día a día de los años 50 y 60 (Querida doña Elena); la vida en las barriadas de barracas de la Barcelona de los años 60, a través de un documental ampliado del programa 30 minuts de TV3: Barracas, la ciudad olvidada; una lectura en clave local sobre la Guerra Civil Española y la represión franquista: La Batalla de la Memoria; y la historia del campo de concentración de Argelers: Camp d’argelers.


Premios y jurado

El certamen de Reus entregará cinco premios, con una dotación total de 12.000 euros. El Premio Ciutat de Reus al Mejor Largometraje de la Sección Oficial, que entrega el Ayuntamiento de Reus, premiará con 4.000 euros a la mejor película y dirección de esta sección. El Premio Memorimage a la mejor Producción será de 3.000 euros y pueden optar a él todas las películas del festival que sean estrenos.

El Premio Memorial Democrátic será para la película que aborde mejor la temática de la recuperación de la memoria histórica de la lucha por la democracia y contra el franquismo en el periodo comprendido entre 1931 y 1980, con una dotación de 3.000 euros para cualquiera de las películas presentadas a concurso; mientras que la Asociación Cinema Rescat entregará el Premio Cinema Rescat de 1.000 euros para el mejor documentalista. Además, los asistentes al festival podrán votar por el Premio del Público, dotado con 1.000 euros para aquella que crean mejor película.

El jurado estará dirigido por el director de la Filmoteca de Catalunya, Roc Villas, y contará con la presencia de Sudo Afanan, presidenta de FOCAL; la del experto en documentales y consultor en este ámbito, Tue Steen Müller; la realizadora de TVE Catalunya, Lurdes Cortés e Ignasi Sardà (jurado sólo por el Premio Memorial Democràtic), responsable de comunicación y difusión de la Dirección general de Memorial Democràtic.
Actividades para implicar a todos los habitantes de Reus


A parte de las proyecciones, Memorimage acogerá varias actividades paralelas, como MemoriJove, una sección matinal para abrir el festival al público adolescente; el Maratón Memorimage, una proyección continuada de todos los films premiados; un Taller de Creación de Documentales abierto a los ciudadanos que se inscriban y Como se hizo... estudios de caso sobre films destacados con imágenes de archivo.

El Festival Memorimage, con su voluntad de implicar al máximo los habitantes de Reus, se realizará por varios espacios de la ciudad. Así, la inauguración y la clausura tendrán lugar en el Teatro Bartrina, las proyecciones en la Sala Santa Llúcia; el Taller de creación documental se hará en el CIMIR Centro de la Imagen Mas Iglesias y el Taller para universitarios, en el Centro de Lectura de Reus.

Mala imagen del cine español

ENCUESTAS SOBRE CINE ESPAÑOL

Aunque el taquillazo del año sea Ágora, lo nuevo de Alejandro Amenábar, más de la mitad de los espectadores reconoce que ve poco cine español y un 10 por ciento afirma no ver en las salas ninguna película nacional, aunque la mayoría cree que es "bueno o muy bueno".
Así consta en el estudio 'La imagen del cine español', de AISGE, encargado a Metroscopia por Egeda. De esta encuesta se desprende que a seis de cada diez espectadores les parece "bueno o muy bueno" frente a un 20 por ciento que lo califica como "malo o muy malo". Los encuestados aprueban a los actores y actrices españoles con un notable, en un informe que confirma que los españoles van menos al cine que hace cinco años.

La encuesta, realizada a más de 3.200 personas y dirigida por José Juan Toharia y Pilar Bartolomé, señala que seis de cada diez españoles consideran que las películas de producción nacional son "buenas" o "muy buenas".

El trabajo de actores y actrices obtiene una nota media del 7,1, por encima de directores (6,9) o guionistas y argumentistas (6). La promoción de las películas españolas y su distribución en las salas cosechan sendos aprobados: 5,6 y 5,5, respectivamente.

A la hora de escoger una película, los actores y actrices protagonistas suponen una valoración de 6,9 puntos sobre 10, sólo por debajo del "género o tipo de filme" (7,5 puntos). Los directores obtienen en este aspecto una calificación de 5,6.

LOS MISMOS GUSTOS

Del informe se desprende que el cine en general (español o internacional) "no ha perdido su atractivo". Los espectadores sí reclaman de los cineastas españoles "una mayor sintonía" con los gustos de quienes pasan por taquilla.

"El cine gusta" y prueba de ello es que el 73 por ciento ve regularmente películas en televisión (al menos una o dos veces por semana); el 41 por ciento las ve con esa misma regularidad en soporte DVD (o similar); y el 35 por ciento (porcentaje que sube hasta el 62 por ciento entre los menores de 25 años y al 46 por ciento entre quienes un nivel educativo más alto) dicen acudir a salas de cine al menos una vez al mes. Sólo un dos por ciento de la población española declara que no le gusta el cine.

En el caso concreto del cine español, el 32 por ciento lo consume con mucha o bastante frecuencia, el 57 por ciento suele verlo poco y el 10 por ciento no asiste a ninguna de sus proyecciones.

En cuanto a la asistencia a salas, la mitad de los encuestados (51%) reconoce que ahora acude al cine con menos frecuencia que hace cinco años. Este porcentaje sube hasta el 63 por ciento en el caso de los adultos jóvenes (25 a 34 años) y hasta el 56 por ciento entre quienes tienen un nivel educativo más alto, casi siempre motivado por la oferta de "cine en casa".

PREFIEREN LA PANTALLA GRANDE

Pero los españoles reconocen "de forma masiva" que el lugar "más apropiado e idóneo" para ver cine es la pantalla grande. Pero, al mismo tiempo, el 81 por ciento admite que "resulta más cómodo ver películas en casa" y el 74 por ciento anota que ir al cine termina saliendo "muy caro" (además de la entrada, hay que contabilizar el desplazamiento, las bebidas, palomitas, etcétera).

Entre otros datos, el 89 por ciento cree que la industria del cine español debería ser más competitiva; el 80 por ciento considera que habría que mejorar la publicidad y promoción de las películas españolas; y otro 80 por ciento dice que el cine español debería tener más en cuenta los gustos de los espectadores españoles.

Asimismo, un 76 por ciento señala que deberían proyectarse más películas españolas en las salas de cine y un 72 por ciento que la Administración debería combatir la piratería. También está el 65 por ciento de los encuestados que considera que "el cine español es bueno pero arrastra una mala imagen".

Otras afirmaciones de los entrevistados pasan por decir que las entradas para ver cine español deberían ser más baratas (62%), las películas españolas deberían estar más tiempo en cartelera (59%) o que el cine español es "cutre" (34%).

La mirada de Woody Allen

VICKY CRISTINA BARCELONA


Ya es sabido que el cine de Woody Allen tiene poco éxito en su país pero que en Europa goza de una alta consideración. Eso es debido a que suele mostrarnos una serie de personajes cortados todos por el mismo patrón, la neurosis norteamericana y al país del dólar nos les hace demasiada gracia. Aquí en el Viejo Continente todo suena a intelectual y enseguida se mitifica.
Por eso, a los políticos de la Generalitat se les ocurrió la idea de que el acomplejado cómico rodara una de sus obras en la Ciudad Condal, Barcelona, para que diera la vuelta al mundo y así promocionarla ante el resto del mundo.
No la pude ver en su día pero por fin me cayó un DVD y visionar ese gran spot publicitario en donde Woody parece que sólo piensa salvar la papeleta, cumplir con un encargo alimenticio, y pasar rápidamente a otro proyecto más interesante.
Vicky Cristina Barcelona no es más que eso, un spot publicitario para la autocomplacencia catalana y nada más. La típica comedia en que un par de norteamericanas nos cuentan sus neuróticas manías, con una pareja española por medio que parecen harto esquizofrénicos y mucha imagen de tarjeta postal. Nuestros actores aparecen de extras para presumir de que han trabajado con Woody Allen y fin del espectáculo.
Incluso parece que el pobre newyorquino ha salido con el rabo entre las piernas. Mira que venir a rodar por nuestros inhóspitos lares viviendo en la ciudad de los rascacielos. Como comedia la encontré más bien patética. Un encargo de mal gusto para demostrar al mundo que somos todos la mar de guapos y nada más.

lunes, 26 de octubre de 2009

Malos rollos

MALOS ROLLOS DEL CINE ESPAÑOL

Dos de noviembre de 2006: el escritor Hernán Migoya inicia el rodaje (en español) de Soy un pelele, su debut como cineasta. Cuatro de septiembre de 2008: la película se proyecta por primera vez en el Festival de Sitges en su versión original. Veintidós de octubre de 2009 (o sea, el pasado viernes): el largometraje se estrena en Cataluña en una versión doblada al catalán que se presenta como original.

"Pere Domènech, mi productor, se jactaba de que sus películas constaban como rodadas en catalán, aunque estuvieran hechas en castellano, para cobrar de la Generalitat". Hasta 200.000 euros puede recibir un filme del Institut Català de les Indústries Culturals por ser catalán puro (además del idioma, se valora el origen del capital y del equipo). "Los productores hablaban de los 150.000 euros que esperaban sacar". Lo cuenta el propio Hernán Migoya.

El pasado jueves, Soy un pelele se presentó de manera más bien fantasma: al pase acudieron Migoya, el actor Jordi Ordóñez, un crítico de un periódico nacional ("yo mismo le llamé, es amigo de siempre", explica Migoya) y EL MUNDO. "Los productores no han convocado a nadie porque les da igual si se ve la película o no", lamenta Migoya.

Así, en soledad, termina la astracanada de Soy un pelele. Migoya hace el relato de las calamidades y de las trampas realizadas con tal de acceder a las subvenciones de la Generalitat. "En 2003, hice el making of de Cámara oscura, de Pau Freixas, y contacté con Iris Star [la productora de Domènech, que ahora trabaja con el sello Stardis]. Tenían mala fama, pero yo tenía mucha ilusión". "Ellos tenían un telefilme que nadie compraba porque era muy malo. Me propusieron inventar una película que reciclara algunas de sus secuencias. Yo creé un artefacto con un personaje amnésico y les gustó. Pero insistí y conseguí un contrato para rodar una película con material 100% nuevo. Me pagarían 6.000 euros por el guión y 6.000 por la dirección".

Y ahí se acabaron las buenas caras. "Quisieron imponerme un rodaje en 15 días; una locura. Me planté y empezaron a hacerme la vida imposible para que renunciase a la dirección. Me pusieron una cláusula por la que me podían despedir tras una semana de rodaje», explica Migoya. «Así podrían filmar la película en 15 días, como querían. Pero el mismo día que Nacho Vigalondo firmó como protagonista, yo rechacé la cláusula y ellos me despidieron. En el acto le dijeron a Vigalondo que no había película".

Sin embargo, Iris Star tuvo que ceder para no perder su inversión. El set empezó en noviembre de 2006 con otro protagonista, Roberto Sanmartín. "Me prometieron 30 días de rodaje. Al final, a los 27 días, los productores lo dieron por terminado por las malas".

"Nunca supe nuestro presupuesto", continúa Migoya. "Había un productor ejecutivo que unos días decía que sí y otros días decía que no a todo". ¿Digamos que menos de 600.000 euros? "Me extrañaría que fuera más".

Un dossier de Iris Star de 2006 anuncia un rodaje de ocho semanas y 1,2 millones de euros. ¿Cifras infladas un 200% para incrementar las subvenciones del Ministerio de Cultura? Porque estas ayudas estatales pueden sumarse a las autonómicas y la máquina del dinero público se engorda. Desde el entorno del Instituto de Cinematografía se dice que es imposible un fraude así, ya que el Ministerio audita los rodajes. Sin embargo, profesionales relacionados con los derechos de autor reconocen que "cosas así ocurren". Y es que las subvenciones se conceden en función del presupuesto y de la taquilla que haga. En cualquier caso, si no hay fraude con las ayudas, ¿de qué viven productoras como Iris Star que ha estrenado siete producciones de dudoso éxito comercial entre 2001 y 2009 (Cámara oscura es la feliz excepción en su historial)? "Domènech me dijo que había comprado entradas de todas sus películas para asegurarse las ayudas", asegura Migoya. "También contaba que todas eran óperas primas, ya que éstas también se benefician de subvenciones".

Tras unos meses con el material filmado perdido en una caja, Migoya consiguió que la productora convocara un retake, una jornada extra de rodaje. "Los honorarios de ese día sólo los han pagado esta semana (año y medio después) porque necesitan estar al día para estrenar y cobrar subvenciones", explica Migoya. "Al músico, Refree, le debían 9.000 euros hasta hoy [el jueves pasado]. A mí, me deben 3.000".

Pese a tantas estrecheces, 'Soy un pelele' llegó al montaje final y fue seleccionada para Sitges. El estreno fue el final del calvario. "Decían que la película no interesaba, que no había distribuidor. Entonces les monté un videoclip y un trailer, pero tal vez no los encuentren: tardaron tres semanas en localizar una copia del montaje definitivo".

En medio, "se planteó buscar un cine de pueblo, pagar un pase y dar la película por estrenada. Así cobraban los derechos de emisión de TV3. Yo me negué porque creo en la película y quiero que la gente la vea. A ellos les entraron las prisas porque se les pasaba el plazo de las ayudas, así que, para calmarme, me prometieron 20 copias repartidas por Barcelona, Madrid, Bilbao...".

Con eso contaba Migoya el pasado lunes. Y el jueves supo que sólo siete salas estrenaban 'Soy un pelele'. "Una en Madrid, otra en Valencia, otra en Barcelona y cuatro repartidas por Cataluña". Estas últimas proyecciones, claro, en versión original catalana. En esos cines languidece el extraño cartel del filme. "No es el original porque los productores lo perdieron y el estudio de diseño se negó a reponerlo. Intuyo que no han cobrado. Así que han hecho una imitación chapucera". El nombre de la protagonista, Rosa Boladeras, no aparece. "Se les ha olvidado". Un despropósito más.

Trampas y cifras

Hacer óperas primas. El Ministerio de Cultura repartirá 14 millones de euros para películas de autores noveles. Hasta 500.000 euros por largometraje.

Rodar en lengua cooficial. O convencer a las autoridades autonómicas de que así se ha hecho. La Generalitat puede otorgar hasta 200.00 euros por la 'catalanidad'.

Inflar los presupuestos. Las ayudas a la producción que concede el Ministerio de Cultura son proporcionales al presupuesto del filme. Puede percibirse hasta un tercio de lo que cuesta.

Un estreno en falso. La condición para recibir ayudas del Ministerio y cobrar los derechos de emisión en TV es que la película esté estrenada. Si los distribuidores no muestran interés, siempre se puede alquilar una sala de pueblo unas horas y el estreno ya es oficial.

Comprar entradas. Cultura también exige una recaudación mínima (35.000 euros, según la ley; 60.000, según la antigua). Si el filme no llega a ese umbral, el productor puede dar un empujón a las ventas en taquilla adquiriendo entradas.

Aprovecharse de las TV. Por ley, tienen que invertir el 5% de sus ingresos en cine, vayan a recibir o no un retorno por su inversión.

Enemigos 2

LA CRITICA ESPAÑOLA

¿Son los críticos los mayores enemigos del cine español después de las multinacionales? Esa aseveración es demasiado exagerada para ser cierta. Lo que si es cierto es que en España el descrédito de esta profesión es enorme debido a que la gente que se ha dedicado a este oficio cae a menudo en el tópico, en los lugares comunes, en repetir frases sin sentido y a veces a caer en las manías y pataletas personales.
Cuando se estrena una película española, no pasa con las hollywoodienses, la crítica se convierte en un auténtico festival de exabruptos repletos de odio visceral. Eticamente eso es inaceptable. Pero profesionalmente resulta nefasto.
Más como en el pecado está la penitencia resulta que mucha cinefilia ha dejado de leerles y les han convertido en personajes pintorescos que predican en el desierto. Puede ser que la crítica sea un oficio que nunca se ha tomado en serio y que parece refugio para fracasados profesionales que pagan sus frustraciones con una violencia verbal inadmisible.
También hay buenos profesionales que cumplen su trabajo a la perfección. Sin embargo este oficio carece de atractivos y poca gente se muestra interesado en ejercerlo.
Uno de los mayores errores de este colectivo consiste en basar su criterio en la ideología política. Sí un director es de sus ideas sus películas son buenas, en caso contrario son malas. Además caen en el maniqueísmo fácil. En la simplificación y el esquematismo hablando de películas que son mucho más complejas que sus lineales comentarios.
El daño que han hecho al cine español es muy grande si no fuera porque poca gente les toma en cuenta y basan sus opiniones en criterios propios en vez de convertirse en clones del gurú de turno y de sus estrafalarios delirios.

domingo, 25 de octubre de 2009

Uno de mis cortos

NUNCAJAMÁS F.C.




He aquí uno de mis cortos de animación. Dicen que el movimiento se demuestra andando, así que mejor es echarle un vistazo.

viernes, 23 de octubre de 2009

Enemigos del cine español 1

JACK VALENTI

Jack Valenti (Houston, Texas, 5 de septiembre de 1921 — Washington, DC, 26 de abril de 2007) fue un actor estadounidense, ex presidente de la Asociación Estadounidense de Cine (MPAA).
Ese señor de la foto ha sido durante largos años el principal enemigo del cine español. Presidente de la MPAA, anhelaba que las majors, las productoras multinacionales se hicieran los amos de nuestras pantallas y que desaparecieran las cuotas gracias a las cuales nuestras películas han podido sobrevivir.
La hipocresía de las grandes productoras es muy evidente, así como el cinismo de todos los periodistas que les han estado haciendo el juego durante todo ese tiempo ignorando cuales on sus auténticos intereses imperialistas.
Las productoras de Hollywood han rodado películas buenísimas y también bodrios infumables. Pero el público español ignora que las películas nos las venden por paquetes. Es decir, no las venden de una en una sino en paquetes con varios títulos. Cada paquete lleva una buena película, la que nos interesa, pero si la queremos adquirir debemos comprar también las demás que son auténticos bodrios. Bodrios cuya distribución nos es impuesta a la fuerza, pero es tal su cinismo que en la prensa denuncian las cuotas de cine español como impositivas pero se callan ante las coacciones para distribuir sus producciones no deseadas.
Jack Valenti, el "liberal", amigo de la libertad de expresión y de la modernidad, intentó borrar al cine español del mapa para apoderarse de nuestras pantallas.
Los gobiernos españoles tienen las manos atadas ante ese latrocinio. El señor Valenti, con la ayuda de senadores norteamericanos, amenazaron a nuestros gobiernos con eliminar la importación de calzado español si adoptan medidas para erradicar sus abusos.
Esta es la realidad. Los gobiernos de España se han tenido que arrodillar ante ese personaje y sus acólitos para que nos traguemos sus bodrios, aquellas películas que nadie quiere ver y no interesan. Por lo tanto basta ya de hipocresía y de mentiras. Nuestros periodistas tienen mucho pico de oro, pero muchas veces no saben lo que dicen.

La comedia catalana

IGNASI P. FERRÉ

Ignasi P. Ferré y Salvador Sáinz

A principios de los noventa, Ignasi P. Ferré, realizador nacido en Valls, preparaba la versión cinematográfica de la novela Un submarino en el mantel. Fue un importante éxito de taquilla que no gustó ni a los críticos ni a las multinacionales pero sí al público. Desgraciadamente, a pesar de llenar las salas cada día en el cine Publi de Barcelona, la distribuidora la retiró de cartel para castigarnos con la gringada de turno para que el dinero de nuestras entradas se vaya a tierras norteamericanas.
En la trama conocemos a Raixid (Dine Souli), un musulmán residente en Francia que decide regresar a su tierra, Marruecos, pero en su paso por Barcelona le roban la documentación y el dinero. El pobre muchacho se encuentra perdido en una ciudad que no entiende, ignorando su idioma y sin conocer a nadie. Pero repitiendo frases hechas sin venir a cuento y por estar en el lugar adecuado en el momento adecuado sube peldaños y accederá al amor y a un importante cargo público.
Por la pantalla desfila parodias de mucha gente, nuestros monarcas, el presidente de la Generalitat y el alcalde de Barcelona (entonces Jordi Pujol y Pasqual Maragall). Es curioso comprobar la perpectiva que teníamos antes sobre los inmigrados marroquies, entonces una anécdota, no es la misma que tenemos en la actualidad en que la invasión es masiva.
Entre el extenso reparto se encontraba el autor de estas líneas y la experiencia fue completamente positiva porque gracias a la buena aceptación pude conseguir muchos papeles más durante varios años.
El éxito comercial, junto al de otras películas como ¿Qué te juegas, Mari Pili? con mi llorada amiga Mercè Lleixà, provocó que muchos realizados catalanes decidieran rodar comedias más o menos divertidas dando una imagen distinta de Cataluña, mucho más dicharachera que la tópica de siempre.
Dos años después Ignasi y yo repetimos, pero Un placer indescriptible obtuvo un éxito menor. Sin embargo es una comedia más que agradable que hubiera merecido mayor éxito de no ser por el cainismo de nuestra crítica.
La moda pasó, cambiaron las leyes cuando Carmen Alborch fue nombrada ministra de Cultura y la productora desapareció. Muchos profesionales catalanes se fueron al paro, otros acabaron con sus huesos en los culebrones de TV3 y yo empecé a colaborar con La Parodia Nacional, pero ésto es otra historia.

jueves, 22 de octubre de 2009

Otros desfacedores de entuertos

QUIJOTES

Francisco Regueira


Akim Tamiroff y Francisco Regueira


Juan Luis Galiardo

Fernando Rey

Aparte de los títulos citados en otras entradas, el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha ha tenido otros rostros aunque a veces el resultado final a esté a la altura del texto cervantino. La última que hemos visto es El caballero Don Quijote (2002) que no ha tenido ningún éxito pese a que Juan Luis Galiardo es más que apropiado por ser un perfecto histrión. Sin embargo la pedante y aburrida realización de Manuel Gutierrez Aragón convierte en soporífero esas andanzas inspiradas en el segundo volumen de las aventuras del ingenioso hidalgo.
Se trata de un proyecto que llevaba mucho tiempo intentando arrancar pero sin suerte. Falleció el actor previsto, Fernando Rey, y lo sustituyeron por Marcello Mastroiann que también se nos fue. El proyecto parecía gafado a priori y al parecer con no poca razón.
La serie El Quijote de Miguel de Cervantes (1991), del mismo director pero no tan plúmbeo, con Alfredo Landa como Sancho y el ya mencionado Fernando Rey como Alonso Quijano.
310 minutos dividido en cinco partes conformó una más que estimable serie de televisión en donde apareció la plana mayor del cine español y muy buena aceptación por lo cual uno no comprende las dificultados posteriores.
No podemos olvidar tampoco la versión inconclusa de Orson Welles. Durante catorce años el genial cineasta filmó abundante material con los Sanfermines y demás fiestas españolas. Don Quijote aparece en el mundo moderno y en el suyo propio dando saltos en el tiempo. Pero la película quedó inconclusa y se tuvo que reunir material disperso por todo el mundo para montarlo en 1992 por obra de su ayudante de dirección Jesús Franco.
Tal vez la patosidad de éste provoca que el resultado final palidezca y se vea desangelado, poco atractivo y tenue. Terry Gilliam también pringó con El hombre que mató a Don Quijote, material reconvertido en un curioso documental Perdidos en la Mancha (2002). El equipo de rodaje se encontró con toda clase de desgracias por lo que se quedaron compuestos y sin película.
También pringó John Cleese, que intentó ser Alonso Quijano pero el proyecto acabó en vía muerta. E Incluso Charlie Chaplin tuvo mal fario con el personaje cervantino.
Un recuerdo para Don Chisciotte e Sancho Panza (1969) con los cómicos italianos Franco Franchi (Sancho) y Ciccio Ingrasia (Don Quijote) caracterizados por la bufonada fácil pero que en esta ocasión se mostraron muy respectuosos con sus papeles lo cual es de agradecer.

El ingenioso hidalgo en el cine

DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Miguel de Cervantes Saavedra

Las aventuras de Don Quijote de la Mancha, concebido como una parodia que a la postre superó a las novelas parodiadas, caso extremadamente insólito en el mundo de la literatura, han llamado la atención de las productoras para llevarlas a las pantallas encontrándose con la dificultades de un texto denso y una novela rica en incidencias.
Muchas han sido las aventuras, pero aquí sólo hemos escogido algunas porque más adelante insistiremos con otras de la larguísima filmografía de Don Quijote.


Rafael Rivelles
Mi versión predilecta, aunque con algunas deficiencias y por encima de otras más mitificadas, es la de Rafael Gil, Don Quijote de la Mancha (1947) con un importantísimo reparto encabezado por Rafael Rivelles (Don Quijote), Juan Calvo (Sancho), Sara Montiel (la sobrina), Manolo Morán (el barbero), Fernando Rey (Sansón Carrasco) y un largo etcétera a lo largo de los 137 minutos del metraje que intentan condesar con dificultades tan densa novela dejándose muchos episodios en el camino.
El blanco y negro en cierto modo recuerda las ilustraciones de Gustavo Doré sin las cuales no nos podemos imaginar visualmente a nuestro hidalgo. Alfredo Fraile realizó un trabajo de gran calidad junto al exquisito director Rafael Gil, experto en grandes adaptaciones literias al cine, que entonces atravesaba su mejor momento.

Ya sabemos que Cervantes publicó esta novela en dos partes. En 1605 apareció la primera que obtuvo un éxito impresionante. Su final abierto, porque Don Quijote volvía a su pueblo natal, provocó que Alonso Fernández de Avellaneda (un pseudónimo que esconde todo un enigma literario) publicara en 1614 una segunda parte apócrifa en Tarragona, incluyendo ataques personales que irritaron a Cervantes que sin dudarlo le hizo redactar y publicar un año después la continuación y resolución de las aventuras y desventuras de don Quijote.
Resulta curioso comparar ambas partes, con los mismos personajes, porque son muy distintas. En la primera, Alonso Quijano es muy idealista, tiene alucinaciones y confunde los molinos de viento con gigantes a los que arremete. En la segunda las alucinaciones resultan ser farsas organizadas por unos nobles carentes de escrúpulos.
A veces uno se pregunta quien es el loco, el pobre idealista que sueña con un mundo mejor, o la de unos nobles prepotentes y orgullosos que se burlan de las locuras de un ser enfermo y desvalido.
Sea como sea, Don Quijote se convirtió en unos de los personajes más importantes de la literatura universal traducido a todos los idiomas y cuya fama dio la vuelta al mundo demostrando que lo español, cuando es bueno, es rentable e importante.

En 1978, Cruz Delgado estrenó una versión modélica de Don Quijote para televisión en dibujos animados. Se rodó en dos partes. Fernando Fernán Gómez le puso la voz al hidalgo y Antonio Ferrándiz a Sancho. En la actualidad se convirtió en todo un clásico de la animación muy valorada en todo el mundo y por diferentes generaciones.
Fernando Fernán Gómez y Cantinflas

Cinco años antes, Fernán Gómez se había enfundado la armadura del caballero andante en Don Quijote cabalga de nuevo. Es una versión extraña protagonizada por Cantinflas como Sancho Panza que está centrada en el episodio de la Ínsula Barataria.
Mario Moreno Cantinflas en numerosas ocasiones manifestó sus intenciones de rodar en España (La vuelta al mundo en 80 días es otra historia, porque la parte española es muy breve) una película porque toda su filmografía se ha desarrollado en los estudios mexicanos y necesitaba un cambio de aires. El público español, muy fiel a sus comedias, deseaba una película de Cantinflas rodada en suelo español y el personaje de Sancho Panza le atraía poderosamente. Incluso se habló de rodarla con Charlie Chaplin como Don Quijote pero nunca se concretó.
Sin embargo los personajes del pelado mexicano y del escudero refranero son muy distintos. Por eso en esta película todo resulta extraño porque no se adapta bien ni a su papel ni al entorno. El rodaje fue tenso y las relaciones con Fernán Gómez pésimas. La película no marchó bien. Demasiado híbrida. Tal vez Cantinflas hubiera necesitado otro material para rodar en España y ofrecernos la aventura que el público español le pedía.

miércoles, 21 de octubre de 2009

La Generalitat ataca de nuevo

LEY DE CINE EN CATALÁN

La futura ley del cine catalán obligará a las empresas distribuidoras a que el 50% de las copias de las películas que se estrenen en Catalunya estén dobladas o subtituladas en catalán, según especifica el artículo 18 del anteproyecto de ley. El texto, que deberá ser aprobado por el Govern en un plazo de dos o tres meses antes de ser trasladado al Parlament, justifica esta obligación en que «el mercado cinematográfico en Catalunya no refleja en sus pautas de consumo la realidad sociolingüística del país».
Según el anteproyecto, «la cuota de pantalla del cine exhibido en lengua catalana no garantiza el derecho de los ciudadanos de Catalunya a ver cine en la lengua propia del país». Así, el propósito de la ley es paliar el desequilibrio entre cine en castellano y cine en catalán, y «garantizar» que las películas dobladas o subtituladas en catalán partan con igualdad de condiciones que las que se estrenan en castellano. En el 2007, la presencia del catalán en salas fue solo del 3,5% de la cuota de mercado; en el 2008, la cifra no llegó al 2%. Unas cifras muy por debajo «de las proporciones en diversos sectores culturales y de medios de comunicación como el libro, las artes escénicas, la música, los diarios y revistas».

martes, 20 de octubre de 2009

¿La nueva frontera moral?

TRIOS DE HECHO

Castillos de cartón

Dieta mediterránea

En Dieta mediterránea (2009) de Joaquín Orsitrell, Olivia Molina tiene dos hombres ue la comparten: Alfonso Bassave y Paco León. Sofía nace prematuramente en una barbería, rodeada de hombres que necesitan un corte de pelo el mismo día de junio de 1968 en que Bob Kennedy es asesinado. Durante quince años, crece entre los fogones y las mesas de la casa de comidas de sus padres. Mujer trabajadora, ambiciosa e imprevisible, muy pronto se enamora de dos hombres: con Toni, el yerno que toda madre querría tener, se casa y tiene tres hijos; con Frank, el representante que todo artista querría tener, descubre el secreto de la alta cocina. Con los dos llega a un acuerdo profesional y amoroso que revolucionará su universo culinario y personal.

Castillos de cartón (2009) de Salvador García Ruiz, basado en una novela de Almudena Grandes, con Adriana Ugarte, Nilo Mur y Biel Durán en plena fiebre amatoria. Cuenta el triángulo amoroso de tres estudiantes de Bellas Artes. María José, Jaime y Marcos compartirán su pasión por la pintura y algo más; una historia de amor que durará hasta que la época de aprendizaje termine y deban enfrentarse al mundo real.

De After ya hemos hablado. Estos tres títulos nos hablan de crisis existenciales, de la falta de madurez, del síndrome de Peter Pan y ciertos tópicos parecidos pero es nuestra norma y de eso ya hemos hablado de que jamás valoramos una película sin verla. Eso sí les deseamos la mejor suerte del mundo.

El nexo común de estas tres producciones es el de presentar relaciones amorosas a tres bandas. No se trata de una mujer bígama que se enamora de dos hombres por separado sino que los disfruta a la vez. No sé si en estos casos los dos hombres también se enrollan el uno con el otro formando un llamado trío bisexual que aún tiene escasa filmografía. Sea como sea de momento tienen buenas referencias aunque claro falta su visionado para conocer sus virtudes y sus defectos.

La otra cara

DON JAUME EL CONQUISTADOR

Salvador Sáinz y Joan Borrás

Frederic Soler i Hubert (Barcelona, 9 de octubre de 1839 - 4 de julio de 1895), más conocido por el apodo de Serafí Pitarra, fue un poeta, dramaturgo y empresario teatral catalán. Se cuenta que en el año 1856 le hicieron una apuesta que consistía en que debía escribir en un día una obra de teatro en verso. Naturalmente la ganó con Don Jaume el conquistador, una parodia escatológica a costa del rey aragonés que conquistó Mallorca y Valencia.
A ciertos sectores de la cultura catalana les hacen gracias esos versos que narran como Don Jaime sodomizó al rey moro de Mallorca obteniendo enfermedades venéreas que contagió a su esposa y a doña Constanza de Sicilia, una joven de visita en Barcelona, a la que luego casa embarazada con su hijo Pere, futuro rey.
En fin. El humor es de un gusto más que dudoso. Por eso en pleno auge de la comedia catalana, Antoni Verdaguer recibió el encargo de llevar al cine esa obra y la convirtió en una farsa ambientada en la época actual. Una compañía valenciana de cómicos patosos representan la susodicha pieza en un teatrillo de una residencia geriátrica regentado por unas religiosas a la espera de la llegada de las autoridades de la Generalitat.
Naturalmente las buenas hermanas se quedan abochornadas y estupefactas por el espectáculo provocando una serie de situaciones hilarantes.
Uno de los actores de esa compañía patosa es el autor de estas líneas, así que no está bien echar flores al asunto por lo tanto dejo unas imágenes para ilustrar la reseña. Mi papel era el fantasma del monarca Pere el Catòlic. Bueno, en fín.


Pere el Catòlic


Jaume I el Conqueridor

============================

DON JAIME, EL CONQUISTADOR (DON JAUME, EL CONQUISTADOR)

Dirigido por Antoni Verdaguer, 1994


ESPAÑOLA
ESPAÑA Largometraje
Espectadores: 9.044
Recaudación: 20.458,51 €
NO RECOM. MENORES DE 18 AÑOS Productoras: FIGARO FILMS, SA.

Intérpretes:
Joan Borràs, Amparo Moreno, Mercè Lleixà, Francesc Queral, Imma Colomer, José Antonio Muñoz, Marc de la Torre, Oliviero Migliore, Carles Canut, Ricardo Solfa, Eva León, Xavier Capdet, Salvador Sáinz, Ester Formosa, Clara del Ruste, Mercè Bruquetas, Carme Molina, Llàtzer Escarceller, Julián Davies, Lola Abelló, Eduard Torrente, Benito Pocino, Miquel Chan, Yu, Mohamed Ghenem, Alex Sarr Mamadon Guión: Ferran Torrent, Antoni Verdaguer, José Antonio Pérez Giner
Argumento: Basado en la pieza teatral atribuida a Frederic Soler "Pitarra"
Director de fotografía: Joan Carles
Música: Carles Cases, Interpretación musical: teclados, piano: Carles Cases, Lluis batería, percusión: Ribalta, Quico bajo: Rodríguez, letra y música de Canciones: "Romance de la reina Mercedes", León y Quiroga Quintero
Montador: Margarita Bernet
Productor: Antoni M. Baquer
Productor ejecutivo: José Antonio Pérez Giner
Dirección artística: Josep Rosell
Sonido directo: Xavier Berruezo, Boris Sánchez
Figurines: Elisa Echegaray
Género: Comedia. Histórico
35 milimetros. Color: Agfacolor. Panorámica.
Duración: 00106 minutos
Lugares de rodaje: Barcelona. Empresa distribuidora: LAURENFILM, SOCIEDAD ANONIMA
Fecha de autorización: 14 de julio de 1994
Espectadores: 9.044
Recaudación: 20.458,51 €

El clásico de Bronston

EL CID

Rodrigo Díaz de Vivar

El Cid Campeador no tiene una fecha fiable de nacimiento, fue cerca de Burgos pero no se sabe si fue en 1043 0 1948. Falleció en Valencia en 1099. Su vida originó el más famoso cantar de gesta de la Edad Media y se le convirtió así en uno de los héroes más importantes de nuestra historia. Al productor Samuel Brosnton se le ocurrió rodar un importantísimo film épico que dio la vuelta al mundo y se ha convertido en un verdadero clásico muy apreciado por la cinefília pero por desgracia está más valorado fuera que dentro de nuestras fronteras.La versión remasterizada se ha editado en DVD en Estados Unidos mientras la edición española es penosa y en los foros se escriben auténticas barbaridades de que un extra lleva reloj o aparece un seiscientos en las escenas de batallas. Los españoles somos así, autodestructivos y carentes de amor propio.

En 1961, el realizador Anthony Mann y el guionista Philip Yordan estrenaron esta obra maestra rodada en tierras españolas, como la parte de Valencia que se rodó en Peñíscola donde tuve la oportunidad de ver en vivo las máquinas de guerra y los decorados cuya magia dio la vuelta al mundo.
El Cid cuenta sus andanzas, pero también una historia de amor entre Rodrigo (Charlton Heston) y Jimena (Sophia Loren), una de las más hermosas jamás filmadas y también salpicada por dificultades. La trama gira por la fidelidad del caballero hacia su monarca a pesar de su mediocridad y de todas las perrerías que le inflige. El público actual no entiende bien esa forma de proceder que posiblemente pertenece a una ideología vigente en aquel tiempo pero no en el presente.

Charlton Heston

La película puede dividirse en dos partes. Una es la juventud de Rodrigo, de cómo es llamado el Cid (señor), se convierte en paladín de Castilla y en el juramento de Santa Gadea humilla a su monarca y no lo obedece hasta que jura que es inocente de la muerte de su hermano, siendo desterrado por ello.
Resulta paradójico aquel momento en que cierra la primera parte, cuando es enviado al destierro y muchos castellanos deciden seguirle. Rodrigo grita enérgico "¡Por España! ¡por España!", mientras que en la versión catalana de TV3 lo sustituyen por "¡Per Castella! ¡per Castella!".
La segunda parte ha dado un gran salto en el tiempo, Rodrigo es ya un hombre maduro experto en muchas batallas que ha organizado una alianza para expulsar a las tropas musulmanas de Ben Yussuf (Herbert Lom) que desean apoderarse de la Península.
Escenas de lucha magistrales pero mejores son los momentos íntimos o las escenas de masas como la toma de Valencia que en la actualidad conservan todo su vigor.
Salvador Sáinz en el plató de El Cid en Peñíscola
================================================

CINE Y TV

En 1910 El Cid de Mario Casarini basado en la obra de Pierre Corneille.

En 1961 se estrenó la versión cinematográfica más popular del Cid. Fue dirigida por Anthony Mann y protagonizada por Sophia Loren y Charlton Heston. La película, producida por Samuel Bronston, se rodó en España.

En 1962 se realizó una coproducción hispano-italiana llamada Las hijas del Cid, dirigida por Miguel Iglesias.

En 1966, en el programa de teatro de TVE Estudio 1, se realizó una adaptación de la obra de Guillén de Castro Las Mocedades del Cid.

En 1969, en un Estudio 1 se realizó una adaptación de Las hijas del Cid adaptación de la obra de Eduardo Marquina

En 1971, en un Estudio 1 se realizó la obra Retablo de las Mocedades del Cid

En 1973, en un Estudio 1 se realizó una adaptación de El amor es un potro desbocado, donde Emilio Gutiérrez Caba hacía el papel del Cid, y Maribel Martín el de doña Jimena.

En 1980 se estrena en TVE la serie de animación Ruy, el pequeño Cid, donde se relatan las imaginarias aventuras de un Cid niño.

En 1983 se realizó en España una parodia de humor mongólico sobre la vida del Cid llamada El Cid cabreador dirigida por Angelino Fons en la que el papel del protagonista estaba interpretado por Ángel Cristo y el de doña Jimena por Carmen Maura.

En 2003 se realizó una película animada llamada El Cid: La leyenda.

Epopeyas españolas 1

EL VALLE DE LAS ESPADAS

Conde Fernán González

Fernán González (910-970) fue un caballero feudal al que se le atribuye el nacimiento del Reino de Castilla que tanta importancia ha tenido en la creación de España. En la batalla de Simancas derrotó al califa Abderramán III que había asolado Burgos, Alava y asesinado 200 monjes en Cardeña.
Debido al éxito obtenido por El Cid (1961) de Anthony Mann, con Charlton Heston, dos años después productores de Hollywood, asociados con otros españoles, decidieron llevar a la pantalla las epopeyas del padre de Castilla, titulado The Castilian en Estados Unidos y El valle de las espadas en España.
Espartaco Santoni, más conocido por sus andanzas de play boy que como actor, pues su carrera no es muy extensa, asumió el papel del célebre conde aunque claro que estaba lejos de un Heston. Se trata pues de una adaptación mucho más modesta pero que es más que digna producción que no se merece el desdén con que se le está tratando actualmente.
Es sorprendente visionar esta película en la actualidad. Por cierto la versión americana es bastante más larga y hasta contiene un striptrease de Soledad Miranda, la malograda musa de Jesús Franco, que no es visible en la versión castísima española.
En el reparto nos encontramos a Francisco Morán, entonces famoso por sus trabajos televisivos, Broderick Crawford, César Romero, George Rigaud, Fernando Rey, Pilar Velázquez, Alida Valli y un largo elenco con técnicos españoles que demostraron estar a la altura de las circunstancias pese a que sus medios son muy limitados.

La historia está contada por un juglar (Frankie Avalon, cantante de moda en la época) adentrándonos en los momentos más significativos de las epopeyas del conde aunque a veces cae en lo fantasioso como la bajada de los Cielos de San Millan de la Cogolla y de Santiago el Apostol para combatir en Simancas contra los sarracenos lanzándoles rayos de fuego.
Si la versión americana está más cuidada e incluso tiene mejor calidad de imagen, la española tiene un deficiente talonaje que provoca que en algunas secuencias, las nocturnas, apenas se vea nada y cuenta además con un montaje bastante brusco y tosco.

Lo más curioso de la versión española es que las canciones de Frankie Avalon están traducidas y cantadas en castellano por el propio cantante con un acento estadounidense muy marcado, apenas se le entiende.
La película no fue mal pero no arrasó como las aventuras del Cid, mucho más espectaculares. Sin embargo es un clásico olvidado del cine épico español que sufre un olvido completamente injustificado.

lunes, 19 de octubre de 2009

Cuando Hollywood tembló

LOS TRES SERGIOS

Sergio Sollima
Años sesenta. Los westerns europeos irrumpen en las pantallas de la vieja Europa, no están rodadas ni en Hollywood, ni en la árida Arizona, ni la soleada California. Son películas, la mayoría de pequeño presupuesto, rodadas bien en Almería, Colmenar Viejo o en Esplugas de Llobregat. Sí, parece un chiste pero fue en España donde nacieron todas esas aventuras de pistoleros de tez morena, rápidos como el viento, con duelos rituales, argumentos clónicos y muchos de ellos infumables.
Sin embargo estos tres caballeros italianos, los tres Sergios, se convirtieron en maestros del género. Aunque los críticos las despacharon con toda clase de adjetivos despectivos, los cinéfilos las aborrecieron hasta que los amantes del cinéma bis las reivindicaron.
Mientras tanto Hollywood entraba en crisis y no daba pie con bola, sus películas eran cada vez más deficientes hasta la llegada de Georges Lucas y Steven Spielberg a mitad de los setenta que fue cuando se recuperaron las riendas del negocio cinematográfico.
Sergio Leone

Sergio Leone fue el maestro indiscutible del género, Sollima su seguidor más contumaz antes de convertirse en el realizador de las aventuras de Sandokan. Corbucci fue tal vez el más humano de los tres como demostró en El gran silencio. Sus héroes tenían final trágico, no eran invencibles.
Su aspecto desaliñado, esas miradas penetrantes, esa crueldad explícita, el materialismo de sus personajes en pos del vil metal. Pistoleros a sueldo, cazadores de recompensas que tratan a sus víctimas como mercancía.
Estos tres caballeros cambiaron la cara del western que nunca más fue el mismo, Hollywood no se hizo el sordo y cambió. Apareció Sam Peckimpah, el poeta de la muerte del viejo Oeste con pistoleros decrépitos al que la historia les está arrinconando para siempre.
Sergio Corbucci

Tres directores líderes de las coproducciones de Italia y España que demostraron que el coloso norteamericano no era invencible, tres leyendas que arrasaron incluso en los mismos Estados Unidos y que levantaron nuestra industria hasta su declive con la serie Trinidad y derivados.
Yo los presento aquí como tres creadores ejemplares y para demostrar que derrotar a Goliath no es tan imposible, basta una buena honda y mucha puntería. También ganas de hacer bien las cosas y nunca aburrir al público con traumas personales que no interesan a nadie.

domingo, 18 de octubre de 2009

Lugares comunes 1

PALETOS EN LA MILI

En 1956, el entrañable José Luis Ozores, obtuvo un importante éxito con el clásico Recluta con niño de Pedro Luis Ramirez con Manolo Morán y el entonces niño Miguelito Gil. La trama giraba alrededor de un paleto de pueblo extremadamente cazurro que tenía un hermano menor, eran huérfanos los dos, al que llaman a filas y no sabe que hacer con el niño.
En la mili le gastan toda clase de bromas pesadas, se mofan de su credulidad y candidez, pero finalmente se ganará el repleto de todos y se convertirá en todo un héroe.
Argumento algo ingenuo pero eficaz, parte del mérito se lo debemos a José Luis Ozores, uno de los mejores actores del cine español al que nunca se le dio la justa valoración a sus méritos. Desde luego era un actor graciocísimo que se vio encasillado en sus papeles de cazurro de pueblo pero tenía siempre buen fondo y no tardó en poner al público en un bolsillo.
Personajes tiernos, agradables, sencillos. Así que el cine español quiso repetir el éxito con ¡Ahí va otro recluta! (1960) de Ramón Fernández con José Luis Carbonell "Kiko". Éste se hizo famoso en los primeros años de televisión con la pareja cómica Kim y Kiko, se pusieron muy de moda y eran archipopulares. Kiko acaba sus actuaciones repitiendo la frase "Soy más malo". La muerte de Kim le hundió prácticamente pero siguió actuando muchos años hasta su fallecimiento en 2005.

Rodada en color, ¡Ahí va otro recluta! no tuvo el éxito esperado porque a mitad del metraje se vuelve seria y los pobres reclutas se van a la guerra de Ifni de la que poco sabemos. Incluso tiene final trágico para alguno de los camaradas y ese tono híbrido, esas medias tintas, no resultaron del agrado del público.

Ramón Fernández no tiró la toalla y diez años después rueda Cateto a babor, remake de la película original a todo color con Alfredo Landa. Landa y Ozores no tienen mucho en común salvo que ambos son seres entrañables y queridos por el público. Al contrario que éste, Alfredo Landa se convirtió en todo un mito y pasada la moda del landismo se supo reciclar con películas mucho más importantes convirtiéndose en uno de los mejores nombres del Olimpo Cinematográfico Español
En resumen, estas tres películas tienen como común denominador la lucha de un ser desvalido, ignorante, algo obtuso pero con ansias de superación que acaban venciendo todos sus obstáculos hasta convertirse en héroe. Es decir que con nuestro esfuerzo personal las dificultades son verdaderas minucias y podemos convertirnos en ciudadanos útiles para la sociedad.

Paradojas

CLINT EASTWOOD
TRIUNFÓ EN ESPAÑA

Parece mentira pero es cierto, Clint Eastwood era un completo desconocido cuando le llamó Sergio Leone para interpretar al pistolero sin nombre que le lanzó a la fama. Por un puñado de dólares (1964) fue toda una revolución con ese aire desmitificador del Oeste norteamericano. En cierto modo, Sergio Leone le cambió la cara al género al mostrarnos poblados sucios, gente cruel y desalmada. Primeros planos de extras, duelos rituales. Los protagonistas lejos de ser caballeros andantes eran unos auténticos sinvergüenzas sin entrañas, mercenarios del revolver, caza recompensas, buitres carroñeros.
Ese planteamiento produjo un fuerte impacto y el dúo Leone-Eastwood, audados por el genial músico Ennio Morricone, crearon dos películas más La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966).
A partir de aquí el western ya nunca más volvió a ser el mismo. Tal vez el éxito consistía en retratar un género de una forma mucho más realista, una mirada mucho más europea del mismo. Si John Wayne se regía por un código del honor, Clint Eastwood por beneficio propio sin tener el más mínimo escrúpulo.
El enorme éxito de esta trilogía le cambió la vida a Clint pero por desgracia Sergio Leone murió prematuramente a los sesenta años y su carrera es demasiado corta para mi gusto. No fue así para nuestro personaje que se convirtió poco a poco en una leyenda en Hollywood con la serie Harry el Sucio, sus colaboraciones con Donald Siegel y su paso a la dirección ofreciendo una filmografía importante.
Actualmente, a punto de cumplir los ochenta años, continúa en la brecha ofreciendo buen cine sin que la edad sea un impedimento. Pero en España no le hemos vuelto a ver el pelo nunca más ¿porqué será?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...