martes, 31 de octubre de 2017

Homenaje a Narciso Ibáñez Serrador

RECONOCIMIENTO
A UNA CARRERA

El festival madrileño Nocturna acaba de rendir homenaje al gran Narciso Ibáñez Serrador, padre de Obras maestras del terror (grabada en Argentina) e Historias para no dormir (grabadas en España).  Hijo de los legendarios actores Narciso Ibáñez Menta y Pepita Serrador.
Recientemente su productora Prointel (que actualmente dirige Alejandro Ibáñez, hijo de Chicho) ha recuperado El hombre que vendió su risa, grabado en Argentina en 1962 para la serie Mañana puede ser verdad. Dos años después,los dos Narcisos se trasladaron a Madrid donde ofrecieron este episodio a la incipiente TVE del Paseo de la Habana que la emitió obteniendo un gran éxito animando al canal público a producir más episodios con actores españoles.
La película ha permanecido en un almacén 53 años y Prointel, ha recuperado y digitalizado esta cinta en su afán de conservar el legado de Narciso Ibáñez Serrador. La digitalización de la cinta no ha sido fácil. El sistema de la grabación ya en desuso (AMPEX video tape de dos pulgadas), nos ha llevado a tener que recurrir a un estudio en California, donde la cinta de 5 cm de ancho y que corría a 38 cm por segundo ha vuelto a cobrar vida después de más de medio siglo.
 

miércoles, 25 de octubre de 2017

Cara y cruz: Emigración española

PERDIENDO EL NORTE


En más de una ocasión los españoles nos hemos visto forzados a la emigración, a desplazarnos de nuestras tierras y buscar en otros lugares la oportunidad que se nos niega. Emigrar es duro. Paradójicamente en las últimas décadas España se ha convertido en un país receptor de inmigración procedente de Marruecos, Latinoamérica y el este de Europa, también asiáticos. Rizando el rizo en la actualidad conviven las dos clases de emigración, aquella que llega a España y la de españoles que se ven forzados a coger la maleta e irse. Dos películas patrias muy separadas por el tiempo ilustran el tema. En ambas está José Sacristán aunque con papeles muy distintos.¡Vente a Alemania, Pepe! (1971)  de Pedro Lazaga con guión de Vicente Coello y un importante reparto: Alfredo Landa, José Sacristán, Tina Sáinz, Antonio Ferrandis, Gemma Cuervo, Fernando Guillén, Manuel Summers.
Nos encontramos con la clásica película de paletos que en aquella época hacía gracia en las plateas españolas. Un cine que en la actualidad produce vergüenza ajena y que reflejan una realidad que deseamos olvidar. La España tardofranquista de un pueblo que comenzaba a despertar, dominado por una iglesia intransigente que imponía unas normas morales muy estrictas. Una sociedad machista obsesionada con la virilidad.
El protagonista de esta fábula emigra a tierras teutonas creyendo que se iba a comer el mundo, que se convertería en millonario y que ligaría con una legión de hembras despampanantes encontrándose con duras jornadas laborables, exiliados republicanos y marginación.
Alfredo Landa sabía componer sus personajes de paleto ignorante de escasas luces y pobreza cultural que tanto hizo reír a sus contemporáneos aunque para otros nos producía una sensación de tristeza. Aquella España que soñaba con la democracia, el Mercado Común y la modernidad, salir del ancestral subdesarrollo y las burdas costumbres de gentes que no tuvieron acceso a la cultura.
Pedro Lazaga era en realidad un cineasta del régimen franquista pero antetodo un excelente profesional que sabía contar historias, darles ritmo y vivacidad. Sus películas nunca aburrían y gozaban de un importante éxito comercial a pesar del desprecio de la crítica que siempre fue muy dura con las producciones patrias. El autodesprecio, el complejo de inferioridad por una realidad que no nos gustaba y nos producía bochorno e incomodidad.
Han pasado 44 años de la anterior cinta y por fin llega Perdiendo el Norte (2015) de Nacho G. Velilla con un reparto actual: Yon González, Julián López, Blanca Suárez, Miki Esparbé, José Sacristán, Úrsula Corberó, Malena Alterio, Javier Cámara, Carmen Machi, Younes Bachir, Arturo Valls.
Si el filme de Lazaga era en cierto modo reflejo de una sociedad centrada en la esperanza, la presentelo es de la decepción. La modernidad, la democracia española, el régimen del 78, la Comunidad Europea nos ha traído muchas decepciones.
Los españoles nos vemos obligados a emigrar de nuevo porque nuestro país no puede ofrecernos un futuro digno, pero esta vez los  emigrantes no son paletos como antaño, son la llamada generación perdida, son universitarios y gente cualificada con varias carreras y másters.
Ya no anhelan perseguir a las hembras teutonas creyendo que son fáciles y placenteras, pero acuden arrogantes a las entrevistas de trabajo muy seguros de sí mismos.
Pero todo es un espejismo, las luces de neón se han apagado y sólo queda pasar hambre, tragarse el orgullo y empezar de nuevo una vez más en un país con un idioma complicado de aprender,una sociedad que no les acoge con los brazos abiertos y donde todo es dificil. Una sociedad competitiva y exigente a la que no están acostumbrados. La emancipación es dificil pero estos españolitos no son tan toscos ni tan torpes como sus predecesores.

viernes, 20 de octubre de 2017

Antonio Isasi Isasmendi

DIGNIFICÓ EL CINE ESPAÑOL
España esun país que no respeta a sus cineastas. Quien nos ocupa acaba de fallecer en el injusto olvido y aprovecho la ocasión para rescatar un texto mío inédito.Pero antes aprovecho para contar una anécdota leída en un rotativo español:
Recordaba Jesús Franco que, durante el rodaje de Campanadas a medianoche (1965), Orson Welles le confió que las películas españolas que realmente le gustaban eran las de Antonio Isasi-Isasmendi, pero que eso no se podía decir en voz muy alta si querías que en este país te tomaran en serio. Así es nuestro país para bien o para mal,más de lo segundo que de lo primero.
Y con esta introducción iniciamos el artículo prometido.



José Antonio Isasi Isasmendi nació en Madrid, el 22 de marzo de 1927. Hijo de una actriz teatral, vivió desde muy niño en Barcelona, ciudad en la que creció y donde entró a trabajar en el cine como botones de la productora Emisora Films, escalando la profesión peldaño a peldaño, siempre aprendiendo de otros realizadores como, por ejemplo, Ignacio F. Iquino.
Con Julio Coll fue coguionista del mencionado "Apartado de Correos 1.001" de Julio Salvador, gran éxito del policiaco barcelonés, y en esta línea debutó como director con "Relato policiaco" (1954), fundando en la Ciudad Condal su propia firma, Producciones Isasi.
Isasi había trabajado como montador entre 1947 y 1954, ese detalle justifica su gran pericia en este campo. Sus films tienen todos una sólida estructura industrial, están siempre muy bien narrados, con una acción muy dosificada y que jamás aburren.
No es de extrañar que su carrera fuera siempre viento en popa pese a la modestia de sus primeros films, nobleza obliga, por algo se empieza: “La huida" (1955), "Pasión bajo el sol" (1956), "Rapsodia de sangre" (1957), "La muerte tiene cabellos rojos" (1960), "Sentencia contra una mujer" (1960), entre otras pertenecientes a géneros diversos. Tenemos la tradicional comedia policíaca, "Vamos a contar mentiras" (1962) o un film de bandoleros del siglo XIX, "Diego Corrientes" (1959), remake de un film de Iquino del año 1936.
Con "La máscara de Scaramouche" (1963), un film de capa,espada y adarga, Isasi consigue por fin lo que buscaba un título de distribución internacional, digno de competir con cualquier producción extranjera.
La importancia de este realizador por encima de todos los demás, es que sus películas, muy bien estructurados eran proyectadas en todas partes del mundo, en salas hasta ahora vedadas al cine español, aunque con actores internacionales al frente del reparto, consiguiendo muy buenos dividendos y superando en su propio terreno a muchas producciones norteamericanas. Oportunidad de oro para el cine español, sobretodo para el catalán.
Así con la malograda Sylvia Koscina y el ex magnífico Horst Buchholz, Isasi consigue uno de los éxitos taquilleros más importantes del cine español, "Estambul 65" (1965), un film de acción ambientado en parajes exóticos.
El sentido del ritmo, la trama urdida con cierta pericia y un atractivo empaque demostró que nuestros técnicos podían competir con sus colegas norteamericanos, tal como afirmó el propio Charlton Heston cuando rodó con españoles "Marco Antonio y Cleopatra" (Marc Anthony and Cleopatra, 1971), su opera prima como realizador.
Isasi Isasmendi deshizo los numerosos típicos sobre la falta de solvencia de los cineastas ibéricos, su factura era muy competitiva. Lo volvió a demostrar con "Las Vegas 500 millones" (1967) donde supo camuflar las calles barcelonesas para hacerlas parecer norteamericanas, incluyendo algunos breves insertos para despistar. De nuevo su sentido del ritmo consigue buenos efectos, aunque su siguiente título "Un verano para matar" (1972), con Karl Malden, obtuviera una acogida menor.
Tras un paréntesis, "Rafael en Raphael" (1974), con el célebre cantante, "El perro" (1977), protagonizada por Jason Miller, supuso un éxito importante al narrar con verdadera maestría la persecución de un fugado de un presidio por un implacable perro.
Tras un inexplicable paréntesis de diez años, Isasi-Isasmendi nos ofreció un film negro de ambiente rural, "El aire de un crimen" (1987) con un reparto español (Francisco Rabal, Fernando Rey, Maribel Verdú y el cantante Ramoncín), basado en una novela de Juan Benet, que no obstante no consiguió el mismo éxito, aunque tuviera no pocos méritos. Era un film cuya factura ibérica rompía con el cosmopolitismo de sus anteriores títulos, un suspenso ambientado en la España de los años cincuenta con un cadáver escondido en una tinaja de vino, tal como hizo años atrás Fernando Fernán-Gómez en su espléndido "El extraño viaje".
Antonio Isasi-Isasmendi demostró que el cine español no tenía por qué ser tercermundista, desmontando todos los típicos habidos y por haber de la incapacidad cinematográfica de nuestros profesionales.

jueves, 19 de octubre de 2017

Veinte años después...

LOS RESUCITADOS
LOS RESUCITADOS. España, 1997. Director: Arturo de Bobadilla. Guión: Arturo de Bobadilla, inspirado en leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer. Reparto: Santiago Segura, Toni Fuentes, Antonio Mayáns, Manuel Tallafé, Zoe Berriatúa, Salvador Sáinz (edición extendida).
Sinopsis: España. Mil seiscientos dos. Los caballeros de la orden de la espada de Juana de Arco han sido derrotados. Tras generaciones de lucha encarnizada contra el heraldo del infierno, El Caminante, que ha quebrado las armaduras y los corazones de los generales de la Fe. Poseyendo al más célibe y virtuoso de todos ellos el enemigo ulterior ha conseguido lo que ni mil leviatanes y brujas jamás soñaron. La posesión demoníaca y espiritual del líder de la orden, el General Molina. Retirados y mutilados; encarcelados y medio locos, los veteranos tercios de Flandes que antaño lucharon por la cristiandad en mil cruzadas en nombre de la Fe, conseguirán reunir de nuevo el valor necesario para evitar el más atroz de los crímenes: La caída del reino de Dios en la tierra.Pero el demonio no se lo pondrá fácil… Los muertos han comenzado a levantarse.
Veinte años después, el invisible film LOS RESUCITADOS inspirado en leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer verá finalmente laluz con nuevo doblaje con las voces de los actores originales como Santiago Segura, Antonio Mayans o Toni Fuentes, que se han reencontrado dos décadas después a las que se han añadido las actrices Lone Fleming y Sandra Alberti, dos clásicas del fantástico español que también han prestado su voz a este título maldito rodado en 1994 y editado en 1997. Misteriosamente la película desapareció y recientemente se encontró por lo que ha tenido que adaptarse a las nuevas técnicas.


domingo, 13 de agosto de 2017

Nuestra Terele Pavez

ADIÓS A UNA ACTRIZ,
CON MAYÚSCULAS

La actriz Terele Pávez ha fallecido este viernes a los 78 años, según informa AISGE en su cuenta oficial de Twitter.
Según la asociación, la intérprete ha fallecido en el Hospital de La Paz de Madrid a causa de un derrame cerebral. Su único hijo, Carolo Ruiz, ha confirmado la noticia a través de un emotivo vídeo en Facebook en el que asegura que “Ha dejado muchísima felicidad y amor. Siempre he dicho que si no recuerdas a alguien con una sonrisa es que algo no ha quedado bien. Siempre la recuerdo con una sonrisa“.


Teresa Marta Ruiz Penella, conocida artísticamente como Terele Pávez (Bilbao, 29 de julio de 1939-Madrid, 11 de agosto de 2017), fue una actriz española ganadora del premio Goya a la Mejor actriz de reparto por la película Las brujas de Zugarramurdi (2013).
Hija del político Ramón Ruiz Alonso y Magdalena Penella Silva (hermana de Teresita Silva), pertenecía a una dinastía de artistas: nieta y bisnieta respectivamente de los compositores Manuel Penella Moreno y Manuel Penella Raga, era hermana de las también actrices Emma Penella y Elisa Montés. Además, era tía de la actriz Emma Ozores (hija de su hermana Elisa y del actor Antonio Ozores).
Su apellido artístico Pávez provenía del segundo apellido de su abuela materna, Emma Silva Pávez, de origen chileno, y que utilizaba para distinguirse artísticamente de sus hermanas.
Con doce años rueda su primera película, Novio a la vista de Luis García Berlanga, papel conseguido por Jesús Franco, amigo de la familia, que la dirigirá en Tenemos 18 años (1959). Siendo sus hermanas mayores Emma y Elisa ya reputadas intérpretes, Terele fue la tercera de su familia en hacerse actriz. Las tres hermanas sólo han rodado una película juntas, La cuarta ventana (Julio Coll, 1963).
Terele Pavez ha rodado casi un centenar de  películas, en ellas ha hecho prácticamente de todo aunque su voz y su físico la encasilló en papeles desagradables. No somos de piedra (1968), Fortunata y Jacinta (1970), la versión de Angelino Fons protagonizada por Emma Penella, La espada negra (1976), Carne apaleada (1978), Los santos inocentes (1984).
En 1995 rueda El día de la bestia de Alex de la Iglesia que la convirtió en su actriz fetiche. En 1996 protagoniza La Celestina de Gerardo Vera, basado en la famosa novela de Fernando de Rojas.

domingo, 30 de julio de 2017

Mordiendo la Vida (1987)

CINE INDEPENDIENTE
EN MALLORCA

MORDIENDO LA VIDA. País: España. Año: 1987. Dirección y guión: Martín Garrido. Reparto: Martín Garrido, Eduardo Fajardo, Beatriz Barón, Marta Flores. Música: Joana Amaro. Fotografía: Marc Mallol. Producciones Dragones Cinematográficos. Thriller, policiaco. 93 minutos.
Tras su salida de la cárcel, Rodolfo, un delincuente de poca monta, es requerido por un mafioso que controla el barrio chino para llevar a cabo un trabajo.





Martín Garrido Ramis (Palma de Mallorca, 1952) es un director de cine y guionista español, considerado como uno de los directores de cine independiente de más edad de España. Es el primer director de cine comercial de la historia de las Islas Baleares.
Filmografía:
¡Qué puñetera familia! (1981), El último penalty (1984), Mordiendo la vida (1986), Simpáticos degenerados (1988), Héroes de cartón (2001), El hijo bastardo de Dios (2015), Turbulencia Zombi (2016), Una función para olvidar (2016).

Como actor le hemos visto en Acosada de Sebastián D'Arbó y en La Coquito de Pedro Masó.


Martín Garrido es un rara avis dentro del desprestigiado cine español. Un cine que ha tenido que soportar una dictadura de cuarenta años (como todos los españoles) y una corrupta pseudo democracia de 42 y suma y sigue.
El público tiene una idea falsa (aunque en cierto modo justificada) de que los directores de cine somos unos vividores que viven de la teta del Estado. Eso es cierto únicamente con algunos privilegiados, los clásicos”amiguetes” de turno, pero no lo es con la mayoría de cineastas que malviven para llegar a fin de mes o que financian sus modestas películas con sus ahorros. Son los llamados francotiradores, los auténticos cineastas, una raza de seres indestructibles que pasan mil calamidades para poder crear en situaciones adversas.
Mordiendo la vida es un claro ejemplo de ese cine creado por amor al cine sin tener que prostituirse por el llamado cine comercial, realizado a fuerza de tópicos trillados, y que sobrevive a fuerza de fe, esperanza y valentía. Un cine que no está sometido a nada ni a ningún lobby de parásitos desvergonzados.
Nos encontramos con una película sobre la marginación, un expresidiario que trata de sobrevivir, un expolicia, antiguas prostitutas que alquilan su cuerpo a cambio de unas monedas. Todo un submundo de gente no deseada a los que el sistema ha dado la espalda.
El estilo narrativo es austero, con los barrios bajos mallorquines, muy poco trillados en cine y supone la novedad de huir de las eternas localizaciones del cine español. Bien los actores principales (el propio Garrido, Beatriz Barón y el gran Eduardo Fajardo).
Siempre he dicho que los mejores críticos de cine son:Primero,uno mismo. Segundo, el tiempo. El tiempo destruye los falsos prestigios y reivindica aquel cine que en su día pasó desapercibido y que al pasar de los años es descubierto y rescatado del olvido.
Vencer al paso del tiempo es el mayor reto al que se enfrenta toda producción cinematográfica sea modesta o de envergadura. Y en este caso el film de Garrido ha salido triunfante.

https://www.amazon.es/Mordiendo-vida-DVD-Beatriz-Baron/dp/B01N9XVP5H/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1501407625&sr=8-1&keywords=mordiendo+la+vida
MORDIENDO LA VIDA está disponible en Amazon




domingo, 9 de julio de 2017

Cenizas bajo el mar

UN CORTO DE SALVADOR SÁINZ


CENIZAS BAJO EL MAR. España 2014. Dirección y Guión: Salvador Sáinz
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...